28 JUNIO 2006

Un nuevo láser contra el vitíligo

Se trata de un método para luchar contra este trastorno pigmentario de la piel

Ampliar
Las señales del vitíligo son muy frecuentes en zonas tan visibles como la cara, las manos y las rodillas. 
Existen muchas enfermedades que, sin poner en riesgo la vida ni comprometer ningún órgano vital, sin embargo, resultan muy duras de sobrellevar para quienes las padecen, y provocan graves trastornos psicológicos. Dentro de esta categoría se encuentra el vitíligo, un trastorno pigmentario de la piel que produce la destrucción de los melanocitos en determinadas áreas, lo que se traduce en manchas blancas. No es doloroso, ni pone la vida en peligro, pero puede llegar a resultar traumático en quienes lo padecen. Como explica Almudena, una afectada, "es muy duro ir a pagar algo y que la gente haga lo que sea con tal de no tocarte, porque piensan que es contagioso". Y es que las señales del vitíligo son además muy frecuentes en zonas tan visibles como la cara, las manos y las rodillas. El Dr. Andreas Overbeck, especializado en el tratamiento de la enfermedad, asegura "si en pleno verano ve a alguien que lleva cuello alto, manga larga y pantalones, suele ser porque tiene vitíligo. Como además, a menudo, aparece en la adolescencia, el impacto psicológico puede ser brutal, aunque las manchas sean poco visibles".

Hasta ahora, los tratamientos más habituales pasaban por una combinación de rayos UVA con medicamentos como los psoralenos. Sin embargo, esta terapia tiene el inconveniente de irradiar todo el cuerpo con los rayos UVA (con el daño solar y riesgo de cáncer cutáneo que eso supone), a lo que se une que no todos los pacientes toleran bien esta medicación.

El tratamiento más innovador contra el vitíligo es el láser excímero. Su eficacia se basa en emitir en tan sólo una longitud de onda de los rayos UVA, concretamente, en 308 nm, que ha demostrado ser la más eficaz para desactivar la acción de las células de Langerhans, que son quienes destrozan los melanocitos. Tiene la gran ventaja de aplicarse tan sólo sobre la zona afectada, lo que evita el fotoenvejecimiento y el daño solar. No es doloroso, y las sesiones duran apenas de 5 a 15 minutos, dependiendo de la extensión de la zona afectada. Se comienza a repigmentar progresivamente, partiendo primero desde los bordes de la mancha blanca (que se va reduciendo) y desde el interior. Hacen falta dos por semana, y el tratamiento dura varios meses, dependiendo de cómo responda la piel y la extensión de las manchas.

El Dr. Overbeck llegó al láser excímero casi por casualidad. "Hay casos en mi familia, así que decidí probar. El resultado fue tan bueno que, de algún modo, el láser encarriló a partir de entonces mi vida profesional desde mi consulta de Madrid". (tel. 917 451 955). El insiste en que no es un remedio mágico. "Por ejemplo, no es válido cuando el vitíligo está activo, pues aunque se repigmenta, por otro lado el vitíligo está actuando. Y las zonas donde hay folículo piloso responden mejor". Además de su uso contra el vitíligo, el láser excímero está recomendado también para tratar la psoriasis y la alopecia areata.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Más noticias sobre...