La Duquesa de Cambridge y las mil y una versiones de su peinado favorito