Alimentos que nos ayudan a estar más guapas y sanas

No nos cansaremos de recordártelo: seguir una dieta sana y equilibrada es fuente no solo de salud, también de belleza. Nuestra experta, Meritxell Martí, nos desvela el poder de algunos alimentos para combatir algunos de los trastornos más frecuentes.

Según nuestra experta, la farmacéutica Meritxell Martí, la conocida frase de “somos lo que comemos”, y sus diferentes modos de expresarla, es cierta. La alimentación es una de las partes más importantes de nuestra vida, de hecho, tal y como nos alimentemos así se va a reflejar tanto en nuestro aspecto externo como en nuestra salud.

En algunas ocasiones, puede ocurrir que un alimento nos siente mal (bien sea por una mala digestión, una intolerancia o una alergia alimentaria) y se produzca la consiguiente reacción en el organismo. Pero del mismo modo que nos puede sentar mal un alimento, otros nos van a beneficiar en algunos de los casos concretos por su aporte de diferentes nutrientes, de manera que es beneficioso incluirlos en la dieta.

alimentos-dieta-1

Piel muy seca
Con la edad es bastante habitual que la piel esté más seca, y muy especialmente cuando la mujer entra en el período de la menopausia porque se segregan menos estrógenos. En estos casos, es conveniente incrementar el contenido de vitamina E y de ácidos grasos esenciales. Entre los alimentos ricos en estos componentes están el pescado azul, que es rico en ácidos grasos, los frutos secos, y más concretamente las nueces, los aguacates, el aceite de oliva y las semillas de lino.
Cuando la sequedad cutánea provoca eczemas es recomendable evitar las toxinas que se derivan del consumo del tabaco o el alcohol.

Te puede interesar: 'Cuidar bien hoy tu piel significa salud para mañana'

Contra las arrugas
La piel muy seca tiende a envejecer más deprisa, por lo que para mejorar el problema de las arrugas y las líneas finas que se forman en el contorno de los ojos (como las temidas patas de gallo) también es imprescindible incluir en nuestra dieta alimentos ricos en vitamina E y ácidos grasos esenciales.

Por otra parte, la formación de las arrugas se debe al deterioro de la piel como consecuencia de la acción de los radicales libres y la consiguiente oxidación de las células de la piel. Para paliar estos efectos, se recomienda aumentar el consumo de antioxidantes como, por ejemplo, la vitamina C. Esta la podemos obtener de alimentos frescos, como la fruta, los cítricos, los frutos rojos y los vegetales, especialmente, los de hoja verde.

Te puede interesar: Objetivo: una piel joven

Para combatir la flaccidez de la piel
Muchas veces y, sobre todo, las personas que tienen la piel con tendencia grasa, no tienen tantas arrugas, pero sí más flacidez cutánea. La piel pierde consistencia y se ‘relaja’, de manera que con el paso de los años se va difuminando el contorno del rostro y en el cuerpo la piel flácida acaba por favorecer la formación de celulitis.

Para mejorar este problema lo ideal es evitar los alimentos y costumbres que provocan una pérdida de colágeno y deterioro de la elastina de la piel, y aumentar el contenido de alimentos que ayudan a formar colágeno y preservar las fibras de elastina.

El colágeno es una proteína que, además, tiene un alto contenido en zinc. Este mineral lo podemos encontrar en las proteínas de origen vegetal, como los guisantes o la soja. También son ricos en zinc los mariscos, la yema de huevo o los cereales integrales. También es aconsejable la gelatina, que tiene un alto contenido en aminoácidos, precursores de la formación proteínica, los alimentos ricos en vitamina C, como cítricos y el tomate o las verduras de hoja verde, como las espinacas.

Te puede interesar: La dieta antiflacidez con la que sí ganarás firmeza

Activar la memoria
Para mejorar la memoria es necesario dormir bien, descansar y estimular el riego sanguíneo del cerebro, así como facilitar las sinapsis de las terminaciones nerviosas. Para ello aconsejo tomar, alimentos ricos en vitaminas del grupo B, alimentos ricos en melatonina y alimentos que van a mejorar la circulación sanguínea: las nueces, los huevos, o lácteos como el yogur.

La leche, además de ser rica en vitaminas del grupo B, también va a contribuir a inducir el sueño y, con ello, mejorar la relajación y el descanso. También son recomendables las cerezas y el cacao que, además, poseen un alto contenido en melatonina.

Para mejorar el riego sanguíneo son aconsejables los flavonoides y los suplementos que contengan Ginko biloba, tomate, los picantes, como la pimienta de cayena, o el ajo.

Alimentos que combaten las manchas en la piel
Algunos alimentos ayudan a proteger la piel de sol, lo ideal es estimular la protección natural de la piel, que es la melanina. Para estimularla es interesante incluir en la dieta los carotenos y los flavonoides de los frutos rojos. Si lo que queremos es broncearnos homogéneamente, lo ideal es comer zanahorias, calabaza y alimentos coloreados.

Especialmente activo es el extracto del helecho ‘Polipodium leucotomos’, que se toma en forma de cápsulas y nos protegerá tanto de las manchas de la piel como de las reacciones excesivas al sol, como pueden ser las alergias solares.

Te puede interesar: ¿Te preocupan las manchas de tu piel?

¡Guerra al acné!
Para empezar, hay que evitar todos aquellos alimentos que pueden provocar exceso de grasa en la piel y la estimulación de las glándulas sebáceas. Por otro lado, hay que optar por alimentos que depuren la piel y limpien el organismo, que tengan una acción desintoxicante.

Los alimentos muy grasos y los picantes pueden provocar una sobreestimulación e irritación de la glándula sebácea por lo que es preferible evitarlos. Alimentos como las alcachofas, el extracto de cardo mariano, el limón, van a ayudar a limpiar el organismo por lo que suele ser recomendable hacer una cura ‘detox’ una o dos veces al mes.

Te puede interesar: Acné adulto: ¿vuelta a la adolescencia?

Retención de líquidos
La dieta puede influir mucho en las personas que sufren retención de líquidos. Lo más importante es reducir el consumo de sal y el exceso de cafeína.

Aconsejo beber agua a la que le hayamos incorporado extractos herbáceos, como el hinojo, la cola de caballo o, simplemente, beber té verde, que ayudará a drenar.

Es preferible evitar las bebidas con alto contenido en cafeína; aunque la cafeína en poca cantidad puede aumentar la diuresis consumida en mucha cantidad tiene el efecto contrario y provocará la retención de líquidos.

Para mejorar la retención de líquidos es aconsejable aumentar en la dieta la cantidad de fruta pero siempre con bajo contenido en azúcar, como por ejemplo los cítricos, las frutas con alto contenido en agua, como el melón o la sandía, también es muy recomendable la piña, los espárragos, la lechuga, el apio y la cebolla. Por último, resulta también muy efectivo hacer ejercicio con cierta regularidad.

Te puede interesar: 'Stop' a la retención de líquidos

Alimentos para evitar la migraña
Hay algunos alimentos que provocan la aparición de migrañas, como puede ser el chocolate, la cafeína en alta cantidad, los alimentos a los que se es especialmente sensible, intolerante o alérgico y los que provocan digestiones pesadas o muy lentas.

Se deberían evitar los quesos curados, los alimentos muy salados, los embutidos curados, la salsa de soja por su alto contenido en tiramina, un derivado de la tirosina que provoca vasoconstricciones y vasodilatadores.

Es por ello que aconsejo adoptar una dieta ligera y rica en alimentos frescos, ricos en vitaminas y de fácil digestión.

Te puede interesar: ¿Sufres de migraña? ¡Revisa tu alimentación!

Migrañas: ¿sabes cómo afrontarlas?

Para remediar la falta de energía
Cuando nos sentimos cansados, o necesitamos energía extra, podemos tomar suplementos nutricionales como el ginseng o complejos multivitamínicos, pero cuando hablamos de la dieta, aconsejo una dieta rica en proteínas cuando sentimos cansancio a largo plazo; si precisamos energía rápida, son aconsejables los alimentos ricos en azúcares y evitar los alimentos que cueste digerir, como las frituras, los guisos con una alta cantidad de salsas y picantes o los platos muy grasos.

Te puede interesar: Qué comer para reponer energías

La batalla contra la osteoporosis
Fundamentalmente aquellos que son ricos en calcio y en vitamina D porque actúan como protectores de los huesos. Sobre los primeros, todos los lácteos y sus derivados, así como las espinacas, la col o las sardinas. Por otro lado, el salmón es muy rico en vitamina D, al igual que el aceite de hígado de bacalao o los huevos.

Te puede interesar: Detección precoz de la osteoporosis

La osteoporosis y su tratamiento

Más sobre: