Siete consejos para una sonrisa ¡de foto!

Más allá del blanqueamiento dental, hay una serie de recomendaciones básicas que debes tener en cuenta

Hay personas que te conquistan con su sonrisa, ¿no crees? Y suelen coincidir con las de aquellas personas que pueden presumir de tener unos dientes blancos, radiantes. Todos queremos tener una sonrisa resplandeciente. No hay duda de que el procedimiento más directo para conseguirla es el blanqueamiento dental, del que ya te hemos hablado en profundidad.

sonrisa_amaia_salamanca-VER GALERÍA

Pero, además, no está de más incluir una serie de hábitos muy sencillos, como éstos que nos explica la Dra. Marta Córdoba de la Clínica Dental Wellness Córdoba del Pozo para presumir de dientes más blancos. ¡Toma nota… y sonríe!

1. Cepillarte los dientes, ¡cita ineludible! El primer punto, el más importante, es el mismo que tu madre te decía mil y una veces desde niño: ¡cepíllate los dientes! Hazlo siempre tras cada comida. Es un básico del que nos olvidamos demasiado a menudo. Parece obvio decirlo, pero… es la clave de unos dientes realmente luminosos.

2. La seda dental, buena aliada. Utilizarla es la única forma de evitar la acumulación de suciedad (y posibles caries) entre los dientes.

3. Ojo con las bebidas que provocan tinción del esmalte. Las más frecuentes son el café, el té y el vino tinto. Si las tomas, aclárate luego la boca con agua para evitar que se deposite el pigmento.

4. Los efectos negativos del tabaco. La nicotina deja poco a poco un tono amarillento y/o manchas oscuras en nuestra dentadura dando la sensación de que los dientes están sucios. ¿Necesitas más razones para dejar de fumar?

5. Algunos alimentos también te ayudan. Contribuyen a evitar la acumulación de sarro limpiando la dentadura mientras los masticamos. Es una de las características principales de los alimentos de consistencia crujiente como las manzanas o las zanahorias.

manuela_velles-VER GALERÍA

6. ¿Y frente al sarro? Los lácteos, los arándanos y las pasas evitan la acumulación de sarro –aprovecha su efecto como pasta de dientes natural.

7. ¡Píntate los labios! Sí, aunque te suene rato, tu barra de labios puede echarte una mano. Los labiales en tonos coral medio o rojo claro crean un efecto óptico de dientes más blancos, sobre todo aquellos que tienen subtono azulado. Pero, ¡ojo! Evita los tonos claros ya que tienden a resaltar el color amarillento de la dentadura. ¡Atrévete y llena tu sonrisa de color!

Más sobre: