Spas urbanos, ¿te apuntas a disfrutar de un oasis en plena ciudad?

Consejos para que tu visita a estos espacios de relax sea un auténtico placer


Mediados de septiembre, las vacaciones tan lejos que sólo las recordamos cuando volvemos a ver las fotos en la cámara, la rutina totalmente instaurada en nuestras vidas. Si no quieres que se te haga demasiado cuesta arriba el mes, vamos a darte una sugerencia: ¿por qué no concederte un capricho y realizar una escapada a un spa urbano? Nada mejor para comenzar el curso que dedicarse un día a disfrutar de los placeres del agua, el masaje y salir más guapa y energética. No te pierdas nuestros consejos para disfrutar al máximo de la experiencia.

  • Para disfrutar al máximo la experiencia relajante hay que ir con tiempo. No sirve de nada trasladar nuestra aceleración y prisas de cada día a una experiencia que ha de ser calmada.
  • Se recomienda llegar con al menos quince minutos de antelación al spa. De este modo se pueden disfrutar más las zonas de relax.
  • Fuera móvil: en estos espacios los sonidos molestos están ¡muy! mal vistos.
  • Si se ha reservado un tratamiento de estética y se anula sin avisar al menos 24 horas antes, los centros tienen derecho a cobrar ese servicio.
  • En los spas suministran toallas, pero no siempre zapatillas o gorros de baño. Ante la duda, es mejor llamar para preguntar cuáles son los requisitos y que se ofrece en las instalaciones.
  • Los circuitos de aguas son especialmente recomendables para personas con trastornos circulatorios, problemas respiratorios (especialmente el hammam y la terma) y con dolores en las articulaciones. Son además una terapia antiestrés tan agradable como sencilla de practicar.
  • Las personas con problemas cardiacos o con la tensión muy baja deben evitar la sauna, al igual que las embarazadas. El feto no puede refrescarse a través del sudor, y tanto calor puede ser perjudicial para él.
  • No conviene quitarse las zapatillas de piscina: si bien estos sitios suelen estar muy limpios, eso no es garantía de no poder contagiarse unos hongos.
  • No se deben realizar los circuitos tras una comida copiosa. Los cambios de temperatura extremos pueden provocar cortes de digestión.
  • A los niños mayores de nueve años les puede divertir mucho realizar un circuito de aguas: puede ser un forma diferente de pasar tiempo con ellos.
  • Si se ha reservado algún tratamiento corporal o facial, es preferible hacerlo tras el circuito de aguas, ya relajada y descansada. Los efectos serán más notables.

¿Has ido en alguna ocasión a un 'spa'? Comparte tu experiencia en nuestro foro de belleza

Más sobre

Regístrate para comentar