La limpieza más fresca del cutis (I)

La parte más aburrida de maquillarse es... desmaquillarse. En ese momento en que lo único que apetece es lanzarse de cabeza a la cama, resulta duro pensar en empuñar algodón y tónico para dejar la piel limpia y reluciente, a pesar de ser uno de los requisitos más importantes para presumir de buena piel.

Sin duda, existen diferencias entre los distintos tipos de desmaquilladores, y cada uno tiene sus secretos.

  • La leche desmaquilladora no es imprescindible: tiene el agua como alternativa. Es posible que no le guste recurrir a la leche limpiadora. No está sola. Son muchas las mujeres que no se sienten del todo limpias si no sienten la sensación del agua sobre la piel, que necesitan oír su chapoteo y aclararse al estilo tradicional. Si le gusta el frescor del agua, disfrútelo. Afortunadamente, existen multitud de limpiadoras al agua que dejan la piel limpia, respetando su equilibrio y bienestar.

  • La gran pregunta: ¿conviene desmaquillarse con jabón de tocador? Siendo sinceros, hemos de confesar que no se va a hundir el mundo porque, por una vez, aproveche el jabón de manos para el cutis, pero eso no quiere decir que resulte recomendable. En primer lugar, este tipo de jabón no contiene los aceites necesarios para disolver el maquillaje, por lo que deja restos de cosméticos. Por si fuera poco, estos jabones suelen ser muy alcalinos, con un pH 8 o incluso superior, mientras que el de la piel, que es ácido, gira en torno a un 5,5. Esta diferencia provoca un desequilibrio notable, que altera tanto la piel como para que necesite casi 24 horas en recuperar su estado normal. Esta agresión, aún soportable para las pieles grasas, resulta excesiva para los cutis secos. Por tanto, es mejor recurrir a una limpiadora al agua específica para el tratamiento de la piel y dejar el jabón de las manos precisamente para eso, las manos.

  • No hace falta usar maquillaje para necesitar una limpiadora. A menudo pensamos que si no aplicamos base ni polvos, no necesitaremos pasar la prueba del algodón, pero nada más lejos de la realidad. A lo largo del día se deposita sobre la piel una finísima capa de sudor, sebo y células muertas, así como parte de la contaminación ambiental. Si no se retira regularmente, esa suciedad puede llegar a tapar los poros y dar lugar a la aparición de impurezas.
  • Más noticias sobre...

    Más noticias

    Últimos comentarios

    Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema