¿Es posible vivir sin objetos de plástico? Una familia en Austria lo intenta