Una modelo de 52 kilos y 1,82 m se pasa a las tallas grandes por las presiones para que adelgace

Karolin Wolter recibía indicaciones constantes por parte de sus agentes para que perdiera más peso, hasta que se dio cuenta de que algo iba mal

Barcelona. (Redacción)

“Cuando me di cuenta de que no podía mirarme al espejo supe que algo iba mal”. Así relata Karolin Wolter su experiencia después de tres años trabajando de modelo en Nueva York. Con 1,82 m de altura y 52 kilos de peso, sus agentes la presionaban para que adelgazara más, hasta que ella dijo basta. A partir de ese momento, Karolin decidió convertirse en modelo de tallas grandes, según informa el Daily Mail.

“Me iba muy bien, pero mis agentes me decían ‘para la temporada primavera-verano deberías estar más delgada’”, explica. “En ese momento pensaba que era normal pesar menos de 55 kilos”, añade. “Ahora no me lo puedo creer”.

Así, tras tres años trabajando para firmas como Marc Jacobs, Yves Saint Laurent y Lanvin, en los que la presión mental era constante y en los que su objetivo principal era gustar al cliente, Wolter decidió dedicarse un año a sí misma, para cuidarse y recuperar sus hábitos alimenticios. Pasado este tiempo volvió a trabajar, pero según sus condiciones.


Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar