El alemán se impone en las escuelas de idiomas

La demanda para estudiar la lengua crece hasta un 50% en algunas escuelas oficiales | La Generalitat ofrecerá cursos intensivos a partir de febrero y el año que viene incorporará la modalidad a distancia

David Palacios


El alemán resulta cada vez más atractivo. Si en 2011 las escuelas oficiales de idiomas catalanas (EOI) ya notaron un aumento importante en las inscripciones para estudiarlo, este año la demanda aún ha crecido más. Según los datos del Departament d’Ensenyament, se han inscrito más de 17.000 personas para hacer alemán, 5.000 más que el pasado año, para poco más de 8.000 plazas disponibles.


El incremento medio es del 30%, aunque hay centros en los que se ha llegado hasta un 50% más de preinscritos – las inscripciones definitivas se realizarán la semana que viene a través de un sorteo público -. Es el caso de la EOI del barrio de La Pau, en Barcelona, donde ha habido 1.000 inscripciones para aprender el idioma germano, frente a las poco más de 500 del curso pasado. De hecho, tal y como confirma Xavier Ponce, secretario del centro, “se está produciendo un cambio de tendencia y, después del inglés, el alemán es la segunda lengua y ha relevado al francés a la tercera posición en este centro”.

Los diferentes centros catalanes no van a poder asumir la gran demanda de este año. La EOI de Vall d’Hebrón, con 4.000 alumnos en sus aulas, ha recibido 1.700 inscripciones para empezar el primer curso de alemán, pero sólo ofrece 200 plazas, que saldrán a concurso público el próximo 12 de septiembre. En la EOI más grande de Catalunya, la de Drassanes de Barcelona, 4.100 personas se han interesado en cursar el primer año (se ofertan solo 210 plazas). En otras, como la de Santa Coloma de Gramenet - que este curso cuenta con un 30% más de inscripciones – “se tendrá que hacer por primera vez en la historia un sorteo de las plazas”, destaca su director, Luís Tigero.

La demanda se centra, sobre todo, en el nivel básico de alemán. En la EOI de Lleida ha habido 600 solicitudes para entrar en el primer curso, 220 más que el pasado año. En Terrassa han pasado de 985 a 1490 preinscritos y en Tortosa de los 28 a los 50. En la EOI de Igualada, el alemán se ha disparado con 183 inscripciones en el primer curso, un 50% más que el año anterior.

El auge de la demanda ha obligado al Departament d’Ensenyament a tomar cartas en el asunto. Para este mismo curso ha ofrecido 1.000 plazas más, hasta llegar a las 8.000. Fuentes del departamento también han confirmado a La Vanguardia.com que a partir del mes de febrero, y dependiendo de la demanda, se iniciarán cursos intensivos de esta lengua para absorber a aquellos alumnos que no puedan acceder en septiembre. Además, y en previsión que haya alumnos matriculados que finalmente puedan renunciar a la plaza asignada, se hará una lista de espera para ubicar a los que no han sido admitidos. Para el curso 2013-2014 también se prevé poner en funcionamiento la modalidad on-line para estudiar alemán a distancia.

Persona joven y universitaria, el perfil del alumno

Jóvenes de entre 20 y 35 años es el perfil que más predomina en los grupos de alemán. “Son personas que están estudiando y que están predispuestas a irse fuera para encontrar faena”, destaca Maria Trullàs, jefa del departamento de alemán de la EOI de Terrassa. Un cambio radical respeto hace algunos años, cuando la mayoría de estudiantes sólo pensaba en aprender el idioma por diversión o, como mucho, para obtener una beca Erasmus.

Aunque en las clases hay gente de todas las edades, la mayoría son estudiantes de ingeniería, farmacia, química y otras carreras de ciencias que ven en Alemania la oportunidad de encontrar un trabajo estable una vez finalicen sus estudios. Muchos de ellos han acudido a las reuniones que empresas alemanas han hecho para contratar a profesionales españoles . “Desde que empezó la crisis, la gente se ha animado y ha perdido el miedo al alemán”, subraya Marta Sibila, profesora de primer curso en la EOI de Lleida, que recuerda que hay que dedicar tiempo y esfuerzo para aprender esta lengua. Además, Sibila reconoce que en los últimos años ha notado que la gente “está mucho más motivada y no deja el curso después de Navidad, como solía pasar antes”.

La crisis económica ha obligado que mucha gente decida marcharse fuera a la aventura, sin saber el idioma. Pero los expertos recomiendan irse, al menos, con una base sólida del idioma. “Deberían marcharse cuando hayan acabado el segundo o tercer curso”, recomienda María Trullàs, profesora de alemán desde 2004. Aún así, considera que en el primer curso se aprende muchísimo y se acaba el año sabiendo el vocabulario básico y las expresiones más comunes.

La necesidad de aprender el idioma en el menor tiempo posible ha potenciado cada vez más los cursos express de verano. Respeto a 2011, las estancias en Alemania han subido un 50% durante este verano y la lengua germana ya supera a la francesa en número de cursos, según Marta Galea, secretaria general de Aseproce, asociación que agrupa a las empresas que ofrecen cursos en el extranjero.

Tendencia generalizada por aprender idiomas

Aunque el alemán es el idioma que más ha crecido, todas las escuelas oficiales de idiomas reconocen que otras lenguas clásicas como el francés o el inglés ganan cada año más adeptos.

Muchos centros atribuyen el aumento general de las inscripciones al contexto laboral actual, donde la movilidad obliga al trabajador a reciclarse y aprender nuevos idiomas. En la otra cara de la moneda se encuentran el catalán y el castellano, que se mantienen estancados y en algunas escuelas, como en la EOI de Vall d’Hebrón, todavía quedan plazas para matricularse en cursos de lengua catalana.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más