Una turista colabora en la búsqueda por su propia desaparición en Islandia

La mujer tardó un día en darse cuenta de que la supuesta desaparecida en realidad era ella

Miriam Elies


El pasado fin de semana una turista que pasaba sus vacaciones en Islandia dedicó todo el sábado a ayudar a la policía en las labores de búsqueda de una mujer desaparecida, antes de darse cuenta de que ella era la persona que buscaban.

Según explican varios medios islandeses, la mujer aparentemente desaparecida, cuyo nombre o nacionalidad no se ha facilitado, viajó en autocar hasta Eldgjá, un cañón volcánico de 75 kms. de longitud situado al sur del país. Cuando llegó la hora de regresar, el conductor esperó durante una hora, convencido de que faltaba una pasajera. Después de una larga espera, el hombre decidió reemprender la marcha con un turista menos.

¿Dónde estaba la misteriosa mujer? Según ha trascendido, pasó el rato de espera en el interior del vehículo esperándose, en realidad, a sí misma. Al parecer, un cambio de ropa inoportuno fue la causa de que el conductor del autobús no reconociera a la pasajera.

Al llegar a un núcleo urbano, el hombre denunció a la policía la desaparición de una mujer de entre 20 y 30 años, de origen asiático, de aproximadamente un 1,60 de estatura y que vestía ropa oscura y hablaba bien inglés. A pesar de la detallada descripción que el hombre facilitó a las autoridades –y de la que todos los participantes en la búsqueda eran conocedores- ninguno de los turistas que viajaban en el autocar consiguió identificar a la supuesta desaparecida entre los pasajeros. Ni siquiera ella misma.

La situación duró más de un día, en el cual un nutrido grupo de turistas y agentes participaron en las tareas de búsqueda de la mujer. Incluso la Guardia Costera planteó un operativo de búsqueda del cuerpo en el mar, que fue cancelado por las condiciones climatológicas.

Así, las labores de búsqueda continuaron al día siguiente, esta vez con un equipo de 50 socorristas que buscaron a la mujer hasta las 3:00 de la madrugada. En ese momento, la turista reparó en que el perfil de la persona que buscaban era sospechosamente similar al suyo.

Al final, la propia desaparecida acabo encontrándose a sí misma. Y la búsqueda se canceló.


Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más