Ruiz-Mateos vuelve a esquivar a la justicia y no se presenta ante la juez

El portavoz del empresario jerezano ha confirmado que el empresario jerezano se encuentra en su casa de Somosaguas (Madrid)

Palma de Mallorca (Redacción/Agencias)

El empresario jerezano José María Ruiz-Mateos ha vuelto hoy a esquivar por enésima vez a la justicia y no se ha presentado en el juzgado de instrucción número 3 de Palma de Mallorca para declarar por una presunta estafa en la compra de un hotel en Mallorca. Su abogado dice que está "de médicos".

Ruiz-Mateos fue detenido el miércoles por la mañana en su domicilio de la zona residencial de Somosaguas, en el municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón, y posteriormente puesto en libertad por razones humanitarias dada su avanzada edad, por orden de la jueza María Pascual Hernández.

El empresario José María Ruiz-Mateos tenía este jueves, a partir de las 12.00 horas, una nueva cita judicial en Palma de Mallorca después de haber sido liberado anoche por orden de la misma jueza que ordenó su detención ayer por la mañana.

Tras otras tantas ocasiones en las que el fundador de Nueva Rumasa no ha acudido a los Juzgados de Palma alegando problemas de salud o dificultades económicas, la jueza María Pascual se ha asegurado esta vez la presencia de Ruiz-Mateos, imputado por una presunta estafa de 13,9 millones de euros en la compraventa de un hotel en Mallorca.

A pesar de que esta semana, el empresario jerezano comunicó que comparecería ante la magistrada, acompañado de su hija Begoña y de su abogado Marcos García Montes, el impulsor del 'holding' de la abeja fue arrestado ayer por la mañana por la Policía Nacional en su domicilio de Somosaguas y posteriormente trasladado a la Comisaría de Pozuelo de Alarcón, en Madrid, informa Europa Press.

No obstante, a última hora de la noche de ayer la jueza María Pascual ordenó la puesta en libertad del empresario apelando a "razones humanitarias" y ante la avanzada edad del arrestado, aunque mantuvo la citación a la hora prevista.

"Está en Somosaguas", según su portavoz

El portavoz de José María Ruiz-Mateos, Ignacio Fernández Candela, ha confirmado a Efaegro que el empresario jerezano se encuentra en su casa de Somosaguas (Madrid) y que no ha podido viajar a Palma de Mallorca porque "su salud ha quedado muy deteriorada por todo lo que vivió ayer".

Fernández Candela ha señalado que Ruiz-Mateos abandonó hacia la 01.00 de esta madrugada la comisaría de Pozuelo de Alarcón, donde llevaba retenido desde el mediodía del miércoles, "demasiadas horas encerrado en una sala sin ventilación para un señor octogenario", ha precisado EFE.

El portavoz ha subrayado que la liberación del fundador de Nueva Rumasa fue una decisión "humana", aunque ha considerado que "lo inhumano lo vivió horas antes", ya que "pasó casi doce horas en una sala pequeña sin ventilación y sentado en una silla".

Fernández Candela ha insistido en que si Ruiz-Mateos no hubiera pasado todo el día detenido en comisaría, "hoy hubiera viajado sin ningún problema a Palma de Mallorca", junto a su abogado Marcos García Montes y su hija Begoña, en el vuelo de Air Europa de las 7.40 horas.

Precisamente, las tarjetas de embarque de los tres y las radiografías e informes médicos que acreditaban la razón por la que Ruiz-Mateos no acudió a su citación del pasado 27 de julio ante el Juzgado de Palma son las pruebas que García Montes presentó ayer para pedir la puesta en libertad del empresario.

Desde el bufete de abogados de García Montes han confirmado a Efeagro que el letrado ha viajado hoy a Palma en el vuelo que tenían previsto y que llegará al Juzgado de Palma "entre las 10.30 y las 11.00 horas".

El portavoz ha precisado que la "firme intención" del empresario era comparecer hoy ante la jueza María Pascual, pero que la orden de detención ordenada por ella ha sido "un obstáculo insalvable para que don José María pudiera viajar".

Ruiz-Mateos estaba citado hoy por tercera vez en Palma para ser interrogado por un presunto caso de estafa de 13,9 millones de euros por la compraventa del hotel Eurocalas de Mallorca.

Tras no acudir el pasado 27 de julio a su segunda citación al Juzgado de Palma, alegando una fractura en un dedo del pie derecho, la jueza María Pascual que lleva el caso ordenó su busca y detención para asegurarse que se presentaría hoy a declarar.

De las varias veces en que ha sido emplazado a comparecer, tan sólo ha hecho acto de presencia en dos de ellas y lo hizo para acogerse a su derecho de no declarar.

"No es de recibo que se pretenda eludir una obligación legal amparándose en unos supuestos daños físicos y psicológicos que a día de hoy no han quedado demostrados", llegaba a incidir la jueza en el auto en el que ordenaba la búsqueda y detención del jerezano, después de que éste no compareciese la última vez que fue citado por ella alegando la fractura del cuarto dedo del pie derecho.

Todo ello en el marco de un procedimiento judicial cuya tramitación no quiere la magistrada que Ruiz-Mateos obstaculice "sin justificación para ello", y que fue iniciada a raíz de la querella presentada el pasado año por la sociedad Inversiones Grupo Miralles (IGM) como consecuencia de la presunta estafa en la compraventa del hotel Eurocalas.

Posteriormente, la denuncia fue ampliada al atisbar indicios de que la mercantil que avaló la operación incurrió en un delito de alzamiento de bienes para evitar posibles embargos.

Fue en mayo de 2006 cuando Grupo Miralles formalizó la venta a la empresa Calwell del 99,99% del capital social de Bastimentero, entidad propietaria del Hotel Eurocalas, por 23,67 millones de euros. Del importe total, se abonó 789.028 euros y se acordó el pago aplazado de 22,88 millones de euros a través de pagarés con vencimientos mensuales y con la garantía y el aval de Montumo, así como de José María Ruiz-Mateos y todos sus hijos varones con avales personales hasta la suma de 24 millones de euros.

"Todos ellos avalaron con evidente mala fe, aprovechándose de su 'acreditada solvencia de cara a la galería' gracias al nombre de Nueva Rumasa, puesto que ninguno de ellos ni tenía ni tiene activo alguno a su nombre, al menos en España, y tampoco lo tenía la entidad Montumo", denunciaba la querella del Grupo Miralles, representado en la causa por la letrada Isabel Fluxà.

En el marco de este caso, sobre el empresario y sus seis hijos varones, también imputados, pesa una fianza de responsabilidad civil de 18,5 millones de euros, mientras que también tienen retirado el pasaporte y prohibido abandonar el territorio nacional sin previa autorización judicial.

Imputado por estafa

Sin embargo, esta causa es tan sólo de uno de los tres procesos judiciales en los que el empresario jerezano está siendo investigado en Baleares.

Así, en el Juzgado de Instrucción número 5 de Palma está siendo investigado por otro delito de presunta estafa por valor de unos 12 millones de euros en la compra de la totalidad de las acciones de la sociedad Hoteles Costa Oriental -propietaria del hotel Samoa, situado en Calas de Mallorca- a la familia Hoz.

Mientras tanto, el jerezano y sus seis hijos también están encausados en una causa centrada en una supuesta estafa de 7,3 millones de euros a Inversiones Insulares Radó.

Se trata de un caso que se encuentra en manos del titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Palma, Enrique Morell, quien también acordó la retirada de su pasaporte y la obligación de comparecer periódicamente 'apud acta' en dependencias judiciales.


Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: