Uniformes olímpicos: cuando no gusta Bosco... ni Ralph Lauren

Un senador demócrata de los Estados Unidos pide que se queme la equipación de su país por estar fabricada en China

 Redacción Madrid. (EUROPA PRESS).- Está claro que nunca se diseña a gusto de todos. En España siguen levantando revuelo los uniformes olímpicos diseñados por la marca rusa Bosco Sport, aunque no se ha llegado al extremo de Estados Unidos, donde un político ha pedido públicamente que se quemara la equipación. Y eso que era un diseño del mismísimo Ralph Lauren.

nullVER GALERÍA


"Esta polémica no puede ser real", decía hace unos días Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, ante las críticas unánimes que ha recibido la equipación olímpica de España de cara a los Juegos de Londres.

Pero lo cierto es que lo es. No solo han sido ciudadanos anónimos en Twitter, sino los propios deportistas los que ponen en tela de juicio los diseños de Bosco Sport, una firma de origen ruso que también se encarga de los uniformes de Rusia y Ucrania, que guardan un gran parecido con el diseño para España.

"¡Qué vergüenza!" (Ruth Beitia), "vamos a parecer las azafatas de Singapour Airlines" (Anabel Medina) o "Nadie se va a perder en la villa" (José Javier Hombrados) son algunas de las críticas que le han llovido al uniforme español por parte de los deportistas.

Sin embargo, la mayor parte de las críticas se refieren al diseño de la equipación, mientras que las voces que ponen en duda el origen de las prendas -de una empresa rusa- son las menos y, mayoritariamente, provienen del sector de la moda.

"En un país como España, con grandes diseñadores y una potentísima capacidad de distribución, no nos parece correcto que se recurra a una empresa rusa", declararon desde la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME).

Para eso también tiene respuesta el Comité Olímpico, que recuerda que ningún diseñador español se ofreció, que Bosco invierte "8 millones de euros" en España y que al ceder gratuitamente la equipación se han ahorrado "5 millones de euros".

RALPH LAUREN NO CONVENCE EN EE.UU.

La demostración de que nunca se puede ser del agrado de todo el mundo es Estados Unidos. Mientras aquí se miran con envidia las equipaciones del equipo olímpico estadounidense, allí su diseñador, Ralph Lauren, se ha llevado una buena ración de críticas.

No obstante, allí el diseño no es lo más importante. Si es cierto que se considera el detalle de las boinas demasiado afrancesado o que se le recrimina al diseñador que pese más el logo de su marca que los colores de la bandera, pero lo cierto es que preocupa otra cosa.

Y no es otra que la procedencia de las prendas: Ralph Lauren ha encargado la confección de las equipaciones a su taller habitual en China, lo que ha levantado feroces críticas, entre ellas las del senador demócrata Harry Reid, que llegó a decir que deberían quemarlas.

"Si tienen que llevar nada más que una camiseta con un 'USA' pintado a mano, que lo hagan si es necesario", remató el líder de los demócratas en el Senado, bastante indignado con la procedencia china de las ropas olímpicas.

El Comité Olímpico estadounidense, en este caso, puso todas las cartas sobre la mesa: "Al contrario que el resto de equipos olímpicos del mundo, el de EE.UU. tiene fondos privados y agradecemos el apoyo de nuestros patrocinadores".

"Estamos orgullosos de nuestra colaboración con Ralph Lauren, una compañía estadounidense icónica y muy excitados por ver a los mejores atletas de EEUU competir en los próximos Juegos Olímpicos de Londres".

El Comité Olímpico de EE.UU. lo tiene claro: si no aportan dinero, poco tienen que decir los poderes públicos sobre el diseño o la procedencia de la ropa. Aún así, el propio Ralph Lauren ha salido al paso de la polémica.

"Durante más de 45 años Ralph Lauren ha construido una marca que abarca lo mejor de la calidad americana y el diseño enraizado en la rica herencia de nuestra comunidad. Nos sentimos honrados de continuar nuestra larga relación con el Comité Olímpico de EEUU en los Juegos de 2014 sirviendo como diseñadores oficiales".

"Ralph Lauren se compromete a liderar las conversaciones tanto con nuestra industria como con nuestro gobierno para afrontar el problema del incremento de la manufacturación en EEUU y está comprometido a producir los uniformes del equipo de inauguración y clausura que se llevarán en los Juegos Olímpicos de 2016".

La marca también lo tiene claro: asumen las críticas de la producción china, pero si de cara a 2016 queréis otra cosa ya no es solo cosa de Ralph Lauren. Eso sí, de las críticas al diseño, ni una palabra.

MÁS QUE UNOS JUEGOS OLÍMPICOS, UNA PASARELA

Y es que parece que más que unos Juegos Olímpicos, los deportistas se presentarán este verano en una de las grandes pasarelas mundiales, pues grandes marcas como la mencionada Ralph Lauren, se han implicado en los diseños de los uniformes.

Ahí están los diseños de Armani y Prada para la equipación de Italia; los elegantes uniformes de los deportistas de Reino Unido a cargo de Stella McCartney; o incluso la contenida picardía de los de Azerbayán, a cargo del italiano Ermanno Scervino.

Viendo los diseños para las equipaciones de Brasil, Alemania México, Nueva Zelanda o Jamaica -a cargo estos últimos de Cepella Marley, hija de Bob Marley- lo que está claro es que todos aquellos deportistas que luzcan diseño de Bosco Sports no pasarán desapercibidos, aunque no alcancen el podio.

Aún así, no podemos dejar de preguntarnos: ¿Estaríamos más contentos en España habiendo pagado el trabajo de una gran firma nacional? La respuesta puede ser la misma que el comienzo de este artículo: nunca se hace nada al gusto de todos.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar