Se busca payaso de hospital

Una ONG organiza en Calella un curso de clowns para actuar en centros hospitalarios

Calella. (Redacción).-

"Es un proyecto de futuro, un proyecto de alegría". Así resume Pepus López, el clown que habitualmente arranca sonrisas de los pacientes del Hospital de Calella, el proyecto que impulsa la organización sin ánimo de lucro "Salut i Clowns". Se trata de un curso de payaso de hospital para captar más voluntarios que puedan incorporarse a estas actividades sociales.

null


El curso será impartido por varios profesionales del espectáculo y dirigido por Núria Peretó (Salut i Clowns). Todos ellos, como Pepus López -recepcionista de hotel, titiritero y payaso- aportan todos sus conocimientos con una única finalidad: "arrancar una sonrisa de los que más la necesitan" en una acción directa. El servicio de payasos en el hospital de Calella se inicio en mayo y se realiza un día por semana en las habitaciones y pasillos del centro. En concreto en la Unidad de Hospitalización, consultas externas de pediatría y área sociosanitaria.

Personajes como Pepus, que cuenta con su propia compañía de espectáculos Fengari Titelles, sacan tiempo de donde no lo hay para desplazarse por los hospitales. "He estado durante seis meses en Vall Hebron" y ahora en el Hospital de San Jaume de Calella, más cerca de su casa, en Pineda de Mar. No obstante, considera que hacen falta más voluntarios y "de ahí la idea del curso" que se celebrará de forma intensiva los próximos 7 y 8 de julio.

Recompensas

Cualquiera puede inscribirse "y encontrar el payaso que lleva dentro" apunta Pepus para animar a los futuros voluntarios a participar de la acción solidaria. ¿La recompensa? "una sonrisa", que está demostrado que actúa como una buena medicina y "además, seguro que te llevas una mochila llena de alegrías y emociones".

Pepus, profesional del espectáculo, se transforma "en cuanto me tuneo" y se viste para la ocasión con su peculiar bata blanca. En Calella, ya todos le conocen, desde los sanitarios y celadores a los trabajadores de la limpieza porqué, para ellos siempre tiene una palabra amable. Su método, varía según el paciente "a los recién nacidos les pongo música y luminosos", a los niños y niñas "hago el payaso", mientras que a los de la unidad geriátrica "les propongo escuchar canciones de sus tiempos para que canten y bailen".

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: