Santi Millán: 'Mi vocación es que la gente se sienta mejor y para médico había que estudiar mucho'

El popular actor trae al Coliseum de Barcelona un espectáculo los días 29, 30 y 1 de julio en el que se desata como cantante

Lourdes López

Actor, presentador, deportista casi de élite… Santi Millán es todo terreno o, por lo menos, así se siente. El popular actor trae bajo el brazo a Barcelona y solo por tres días -29,30 y 1 de julio- Santi Millán Live, un nuevo espectáculo en el que da rienda suelta a su faceta como cantante en el Teatre Coliseum. Charlamos con él sobre este particular show musical, sobre su reciente faceta como restaurador y a cerca de su vena más solidaria, para la que también le queda tiempo.

Íbamos a arrancar esta entrevista preguntándote si habías mejorado cantando desde tu recordado paso por La Cubana pero a juzgar por el adelanto que acabas de colgar en Facebook…

Vamos que tienes claro que canto igual de mal, no?

Igual alguna clase de canto...

Si las he tomado pero, como ya sabes, estas disciplinas artísticas son complicadas. Tienes que tener un don genético que a mi me falta. Pero tengo mucha voluntad y mucha insistencia. Buena voz lo que se dice…

“Yo sigo de fiesta y si a alguien le molesta que tire de esta”. Es una de las frases de esa canción que forma parte del espectáculo que hoy presentas en el Coliseum, muy ilustrativo sí, un gran mensaje para la juventud.

(Ríe) Es una máxima

¿El mensaje es ese?

Sí. La idea del espectáculo surgió porque me encontré con un colega del barrio que no veía hace tiempo y hablando de todo un poco salió el tema de la crisis y al final me dijo: “Mira. A mí me la pela yo sigo de fiesta y si a alguien le molesta…” y pensé este pareado tan prosaico, tan básico, es genial. Realmente es una elección de vida y fue como un karma para mí. Cuando las cosas van mal me digo que lo que hay que hacer es lo que a uno realmente le apetece y de ahí que me atreva con el mundo de la canción.

¿La crisis se queda en la puerta del espectáculo o notáis falta de afluencia de público?

Hombre si llegan a comprar la entrada e ir al teatro yo te aseguro de que se van a olvidar de lo que está pasando fuera. Lo que sí está claro es que cuando la economía va mal el ocio es una de la primeras cosas que sufren, aunque pienso que no debería ser prescindible porque que es parte de la vida, de la calidad de vida, pero sí es cierto que tus recursos los dedicas a las cosas que son fundamentales y básicas como el vestir, el comer, la educación… Lo que pasa es que después el Gobierno parece que no sigue estos los mismos parámetros y hace recortes justamente dónde más duele.

Pues sí. Vosotros también recortáis en días de función ¿Solo tres?

Sí, es porque cuatro me parecía excesivo, mucho trabajo seguido.

Jajaja. Claro

No, en serio. Había un hueco en el Coliseum y decidimos aprovecharlo porque me apetecía mostrar este espectáculo antes de las vacaciones, y hacerlo aquí, en Barcelona.

¿No habrá prórroga?

No, pero volveremos a Barcelona después del verano. Nos apetecía mucho hacerlo en el Coliseum porque es uno de los pocos teatros que te pone tu nombre en letras con bombillas en la fachada, que es muy Hollywoodiense, muy de Broadway, y solo por eso ya merecía la pena. A mí lo que me hacía realmente ilusión era esto, el inconveniente es que tienes que hacer algo dentro para justificar que han puesto tu nombre fuera.

¿Tres días es el tiempo máximo que un tímpano puede aguantarte cantando?

(Ríe) Puede ser. Pero no voy a estar los tres días cantando también habrá otras cosas. Creo que cuando ves que alguien está haciendo algo que le gusta y que lo disfruta hay algo que se comunica, que se engancha y que hace que la gente lo disfrute y lo valore. Estoy seguro de que la gente se lo va a pasar muy bien. Vamos a hacer que entren, se olviden de lo que está pasando fuera y que cuando salgan fuera no puedan olvidar lo que ha pasado dentro.

Quien canta su mal espanta

Efectivamente, además la música siempre ha sido muy terapéutica y la risa más.

¿Te veremos en escena con alguien más?

No, no, no. Estoy solo completamente solo ante el peligro.

Actor, presentador, showman… ¿Con qué te quedas?

Siempre me he sentido actor porque fue como empecé, hemos tocado diferentes palos pero siempre buscando el denominador común que es la diversión por mi parte y por la del público. Creo que sería una de mis máximas decir que en el fondo me dedico a esto porque me gusta que la gente se lo pase bien. De muy, muy pequeño quería ser médico, así que hay algo vocacional en ayudar a hacer que la gente se sienta mejor. Me di cuenta de que con la medicina tenía que estudiar demasiado y pensé que la interpretación era algo como más sencillo.

Más directo también.

Exactamente.

Llueven malos tiempos para la televisión, un mundo en el que te has movido mucho y en el que has compartido programas con Andreu Buenafuente. ¿Por qué crees que su último proyecto fue un fracaso?

Diría que se debe a que en televisión no hay nada escrito. No puedes asegurar lo que va a ser un éxito. Se comenta que el 80% o... bueno esto igual Corbacho me lo puede asegurar. ¿Cuál era el porcentaje de fracasos en televisión Corbacho?

(De fondo se escucha a Corbacho precisando: “El 90 por ciento”)

Pues imagínate, Buenafuente lleva como veinte años de carrera y le había funcionado todo.

Hasta ahora

Yo creo que en el fondo los artistas se distinguen porque tienen una forma de ver las cosas, de ver la realidad y de entender la televisión y esa era la suya. Fue honesto y sincero porque no cambio su forma de hacer el programa única y exclusivamente por el dictado de las audiencias. ¿Qué no funcionó? Lo importante es tener las cosas claras y hacer algo en lo que crees.

¿Crees que te llamará para el próximo programa? Igual le ha dado mala suerte que tú no estuvieses

Jajaja ¿Tú crees?. No, no lo sé. La verdad es que con Andreu tengo muy buena relación y lo admiro personal y profesionalmente.

Y muchos recuerdos

Imagínate, de los mejores.

Recuerdas alguno que no hayas contado de tu paso por La Cubana

Yo creo que lo he contado todo.

Que queda de aquello en ti

Figúrate entré allí con veinte años y salí con treinta así que me formé profesional y personalmente. Eso es algo que te marca en tu forma de entender el teatro y los espectáculos. Creo que ese ADN sigue impregnado en mí y que la gente va a ver que este espectáculo es muy “cubanero”.

Guardas buenos recuerdos también de tu reciente aventura en el Milenio Titan Desert by Gaes ¿Fue lo más duro que has hecho?

No te creas.

¿Como te preparaste? Has pasado de ser imagen del Dir a ser casi un Josef Ajram

Creo que tampoco me he preparado tanto. Hago mucho más deporte del que hacía hace dos años pero tampoco nos pasemos Josef hay uno y ya está bien que esta muy loco. El deporte es gratificante porque te castigas el cuerpo de forma figurada pero mentalmente regenera mucho, sirve para desconectar y cargar pilas y meterte en otros mundos diferentes. En el fondo la gente que nos dedicamos a esto somos como esponjas: Necesitamos conocer cosas diferentes si siempre hacemos lo mismo te vas exprimiendo y no regeneras y te quedas seco.

Ahora me recuerdas a Guardiola

(Ríe) Sí pero no tengo el mismo toque de balón te lo aseguro.

El año que viene tienes otro reto pendiente en Menorca

Sí, el reto Inmunoactive

¡Jolín, qué nombres!

Sí, sí… cuando haces mucho ejercicio constante las defensas bajan y son unos complementos que refuerzan las defensas. Y la prueba es la Extreme Man de Menorca y allí estaremos en septiembre dándolo todo

Cuidas tu imagen y por lo que he visto también tu perfil de Twitter

¿Qué he hecho mal ya?

Nada, nada es que he visto tu cuenta y es impecable. ¿Te la lleva como a muchos famosos un Community Manager?

¡No! al contrario, en la vida dejaría a un community me llevara los tuits creo que es algo muy personal…

Pues es arriesgado. Tu compañero en Siete Vidas, Santi Rodriguez, tuvo amenazas de muerte…

Seguí el tema pero no se como ha acabado.

Es la parte fea de las redes sociales. Quizás los famosos pueden a veces sentirse desprotegidos...

El problema es que Twitter es una herramienta, es neutra, así que se convierte en buena o mala en función del uso que haces. Lo que tiene de positivo y de negativo a la vez es que hace que la gente esté muy cerca, que haya una conexión directa independientemente de si eres o no famoso. Hay gente que tiene más repercusión mediática con sus comentarios se hace una pelota. La gente desde el anonimato…

¿Es cobarde?

Sí… bueno se envalentonan se vienen arriba y dicen cosas que igual tampoco las piensan de esa manera. Cara a cara tomando un café todo se rebajaría mucho. Lo mejor es no “entrar al trapo” con la gente que hace acusaciones o comentarios vejatorios por el gusto de insultar a alguien conocido. Muchas veces te llega un comentario de este tipo, miras la cuenta de la persona y te das cuenta de que sistemáticamente se dedica a insultar a todo el mundo. Su máxima recompensa es que un perfil famoso les retuitee o les conteste. Yo no suelo entrar no lleva a ningún sitio y puede llegar a ser angustioso.

No solo estás pendiente de Twitter, también estás al pie del cañón en el restaurante Boo de la Barceloneta que abriste hace casi un año ¿Cómo va el proyecto?

Sí, la verdad es que la restauración es complicada pero estoy muy contento porque el local es singular e impresionante, además hemos conseguido que la cocina funcione bien y estoy muy orgulloso. Voy muchas veces allí a comer, tenemos un menú de 19 euros, y se come genial.

Con tantas facetas aún tienes tiempo para las causas solidarias… ¿Cómo va el proyecto de la ONG Voces en el que colaboras para construir una escuela en Bamako?

La situación en Malí y también en España con complicadas pero sigue adelante. Hace poco estuve hablando con los arquitectos sevillanos que llevan el proyecto y no va mal… Aparte, colaboro con la Asociación de la enfermedad de DENT.

Es poco conocida

Sí, conocí a un niño por causalidad en el hospital Vall d'Hebrón, Nacho, que es el único en Catalunya que sufre esta enfermedad minoritaria. Estamos con su mare trabajando duro e hicimos hace poco una gala, también con Berto y Corbacho, en la que reunimos más de 8000 euros. Seguimos dando a conocer la enfermedad y el caso tan singular de este chico.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar