Más de un millón de alumnos catalanes terminan el curso escolar este viernes

Los estudiantes inician unas vacaciones que se prolongarán hasta el próximo 12 de septiembre

Barcelona. (EUROPA PRESS)

Un total de 1.280.232 estudiantes catalanes de Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional (FP) terminan este viernes el curso escolar 2011-2012, con unas vacaciones que se prolongarán hasta el próximo 12 de septiembre, cuando arrancará un nuevo año escolar.

El curso, que empezó acompañado por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJC) sobre el modelo de inmersión lingüística, ha estado esencialmente marcado por los recortes de la Generalitat y el Gobierno.

El gran recorte de este curso ha sido la eliminación de la sexta hora en los centros públicos, aunque otro de los grandes proyectos paralizados ha sido la reconversión del programa de digitalización de las aulas Educat 1x1 al Educat 2.0, que ha supuesto su práctica congelación.

A nivel laboral, la plantilla de profesores se ha congelado, y la jornada laboral de los interinos y sustitutos se ha visto reducida, además de la amortización de las jubilaciones. Debido al decreto de medidas urgentes del Ministerio de Educación, este curso ya han dejado de cubrirse las sustituciones antes de los 15 días hábiles.

Los recortes también han pasado por una casi total paralización de las construcciones de institutos, que han mantenido a unos 20.000 alumnos en barracones, así como por una reducción importante de los gastos de mantenimiento, que ha puesto en situación límite a algunos centros.

Exámenes secundaria

Una de las novedades más destacadas que marca este final de curso es la implantación de los exámenes de recuperación de septiembre en la Secundaria y Bachillerato, que se celebrarán el 4 y 5 de septiembre.

El próximo curso empezará con nuevos recortes, como el aumento de alumnos por aula, la supresión de líneas concertadas, el despido de profesores dedicados a los alumnos discapacitados y la supresión de unos 800 sustitutos, como consecuencia del recorte central.

Además, el próximo año será más caro escolarizar a los niños en las guarderías municipales al rebajar la Generalitat su aportación, será mucho más difícil acceder a una beca de estudios y habrá que pagar por primera vez matrícula en la FP de grado superior.

Leer más noticias de LaVanguardia.com

Más sobre: