Hacienda le reclama 2.500 euros por un error en la declaración de la renta y le multa por no pagar

Un contribuyente denuncia que le contabilizaron equivocadamente los ingresos como beneficios a pesar que en la declaración inicial le salía a devolver | Tras presentar tres recursos deberá abonar la cantidad y esperar a que le retornen el dinero

Lorena Ferro

Jordi Casas lleva casi un año esperando cobrar los 1.366,87 euros que Hacienda le debe del ejercicio de 2010 pero finalmente tendrá que pagar él más de 3.000 por culpa, asegura, de un error de la Agencia Tributaria que después de tres recursos no ha sido subsanado. La declaración de la renta de 2010 acabó con saldo a su favor, pero después de meses sin cobrar, reclamó el importe y Hacienda le respondió que finalmente era él el que debía pagar 2.383,93 euros más los intereses de demora y una multa. Tras agotar todos los recursos que la administración ofrece (tres) y a pesar de que asegura que se trata de un error de Hacienda, ya que la agencia le ha contabilizado unos ingresos como beneficios, este autónomo debe esperar ahora a que la Oficina del Contribuyente se pronuncie. Los expertos con los que Casas ha consultado su caso le aseguran que dicha oficina fallará a su favor. De momento deberá pagar el importe íntegro y de una vez –la supuesta deuda más la multa- ya que no le han concedido el pago fraccionado. La Agencia Tributaria señala que por motivos legales no pueden hablar de casos concretos pero destaca que cuando existe un error se anula la liquidación errónea y el contribuyente no debe pagar y apunta que la Oficina del Contribuyente no tardará “más de dos meses” en pronunciarse.

Este autónomo catalán de 33 años tributa como instalador de telecomunicaciones y como granjero, ya que comparte un negocio con sus hermanos. La declaración del ejercicio 2010 se saldó a su favor: -1.366,87 euros. Pero Jordi nunca ha llegado a cobrar este importe. Tras meses esperando y después de un error en su declaración que creía que había quedado subsanado en setiembre de 2011, en enero de este año Casas decidió ponerse en contacto con la Agencia Tributaria a través de su gestora para reclamar el importe adeudado. Atónito, recibió como respuesta que finalmente era él el que debía pagar 2.383,93 euros. Tras comprobar que se trataba de un error “fácil de identificar”, ya que le habían contabilizado sus ingresos del negocio familiar como beneficios, este autónomo decidió presentar un recurso, pero le fue denegado, según ha explicado a LaVanguardia.com.

Hay quien ‘pica’
Después que le “tumbaran” un segundo recurso, su gestora decidió pedir explicaciones personalmente a la sede de la Agencia Tributaria de la ciudad barcelonesa de Granollers (Casas es vecino de l’Ametlla del Vallès). Allí asegura que le dijeron “textualmente” que “aunque tenga la razón lo tiene que demostrar”, que los trabajadores tienen “instrucciones de denegar todas las alegaciones que se hagan” y que “hay gente que pica”, en referencia a hay contribuyentes que ante situaciones de error administrativo deciden finalmente pagar para evitar la multa o para conseguir una reducción del importe, un beneficio que puede reducir la sanción sustancialmente. En este sentido, la gestora de Casas certifica los impedimentos administrativos y asegura que en este ejercicio se está encontrando con que no le admiten muchas de las alegaciones que presenta de otros clientes.

Fuentes de la Agencia Tributaria han explicado a LaVanguardia.com que no les está permitido hablar de casos concretos pero señalan que “cuando existe un error” en alguna declaración “se anula” y se sustituye por una correcta.

Resignado a pagar
Jordi no entiende como compartiendo un tramo de la declaración con su hermano las cifras difieran y por eso está seguro de tener la razón. Diversos expertos a los que ha consultado le aseguran que la Agencia del Contribuyente fallará a su favor, pero a la espera que le den la razón, este autónomo se ha resignado a pagar para poder más tarde recuperar el dinero. Aún así, todavía no sabe la cifra final que se supone que adeuda a Hacienda (teme que puede superar los 4.000 euros).

Dada la elevada cifra que Agencia Tributaria le reclama, Jordi pidió en febrero poder fraccionar el pago pero asegura que aún no le han respondido “y mientras me van cobrando intereses”, lamenta. Además, asegura que le han descontado un dinero de su cuenta que sospecha que es el cobro fraccionado de la multa. La Agencia asegura que sí se puede imponer una multa a un contribuyente mientras éste presenta un recurso y señala que “todos los aplazamientos por importe menor de 18.000 euros se conceden sin necesidad de aportar garantías”

Trampas en su contra
De momento, y para no tener problemas el próximo año, Jordi ha hecho en el ejercicio de la Renta de 2011 “trampas en su contra”: ha dejado de desgravar cosas para que la declaración le salga a pagar.

Se ha hecho a la idea que abonará todo el importe de una vez para evitar que le sigan cobrando intereses y, a la espera que la Oficina del Contribuyente le dé la razón, seguirá luchando para que le devuelvan más tarde el dinero. Cuando esto suceda calcula que Hacienda le deberá a él, intereses incluidos, más de 6.000 euros.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más