A vista de pájaro, sobre la línea del mar o en la calle: Las terrazas están de moda

Nuevos espacios se unen a la grandiosa oferta de la ciudad de Barcelona | Natación sincronizada, sesiones de dj y magia, entre las propuestas

Lourdes López

Son un reclamo estival que se repite infaliblemente año tras año pero no por eso dejan de tener encanto y captar la atención de los barceloneses. Desde lo más alto –como una réplica de los rooftops novayorkinos- o en interiores muy cuidados, las terrazas de hotel siguen viviendo su particular auge -en parte gracias a la ley antitabaco-, convertidas ya en reclamo para el sosiego veraniego cuando aprieta el calor y los veladores de toda la vida están llenos a rebosar.

null


La temporada de este año acaba de desamarrar el ancla con la semana de las terrazas -del hoy martes, 5 de junio, al sábado 9 - que lleva el singular señuelo de A vista de hotel. Hay nuevos fichajes en el equipo que aportan magníficas vistas desde diferentes ángulos, como la del Hotel Omm, la del DO Plaça Reial, la del hotel Neri o la del Bagués, que se suman a las clásicas de siempre. Cada uno de los cincuenta y dos establecimientos de Barcelona que participan ha singularizado su oferta: espectáculos de magia, moda, literatura, conciertos en directo, cine, gastronomía…. Es inabarcable recogerlo todo en unas líneas así que… ¿Qué es lo que no hay que perderse este verano?

null


Comenzamos por ejemplo por los recién llegados. La terraza del Hotel Omm es una de las que se estrenan este año con una oferta en la que destacan las fiestas que Moët&Chandon organizará a lo largo del verano (7 y 28 de junio, 9 de julio, 9 de agosto y 20 de septiembre) para presentar el novedoso Moët Ice Impérial. Una vista privilegiada de la Sagrada Familia y la casa Milá en las alturas del Paseo de Gràcia. La oferta de este renovado espacio se añade los espacios habituales del hotel para tomar algo: El Lobby Bar y Ommsession Club.

Otro de los espacios que se estrenan este año está situado en la última planta del Hotel Neri, el único en la ciudad incluido en la prestigiosa guía Relais & Chateaux. Se llama Roba Estesa y el nombre ya nos da una idea del paisaje que puede verse desde este pequeño oasis urbano con aire Feng-shui. El color y la ropa tendida de los terrados colindantes juegan un papel importante (acceso a partir de las 17.00 horas) y entre los platos que podréis encontrar para picotear algo están las pomadas de foie con tostas de nuez, las ostras y las croquetitas de queso con salsa de pimiento del piquillo.

Otra oferta terracil de nuevo cuño que se inaugura esta misma tarde es El Terrat, en la última planta del novísimo hotel DO Plaça Reial, justo al lado de la Rambla y sobre la plaza que le da nombre. La espléndida insonorización del hotel no la podremos disfrutar en la terraza pero no os preocupéis, la altura hace de amortiguador al bullicio. La propuesta quiere erigirse como un reclamo para el tan socorrido alter-work. Podréis probar su Cava Reial, un cóctel ideado por el sommelier de la casa, Thomas Rossini, en base a cava, zumo de melocotón ecológico, arándano y Cointreau mientras miráis los tejados góticos y ajados del caso viejo de la ciudad. A pie de calle, justo ante la Plaça Reial también tienen otra terraza con una oferta de tapas y platillos muy completa.

Por último, muy cerca está el hotel Bagués, del grupo Derby, que también abre este año a todo el mundo su nidito estival hasta ahora reservado a sus clientes. Desde esta terraza también tendréis otra buena panorámica de la Barcelona gótica, a vista de pájaro sobre la Rambla y el Raval. Entre la oferta gastronómica tienen un jamón de bellota (12,96 euros) y un refrescante gazpacho de sandía (5,4 euros) muy convincentes.

Entre las terrazas que nunca fallan está otra de este mismo grupo catalán, la del Claris. Es la más emblemática y antigua -abrió sus puertas hace 20 años- cosa que le ha permitido adaptarse para dar guerra con una oferta diferenciada durante todo el año. Para este verano acaba de estrenar actuaciones musicales con dj los viernes y sábados (a partir de las 23.00 horas). Tenéis que probar su refrescante zumo Olimpo, con fruta de la pasión, naranja y limón. Por su parte, la terraza zen del hotel Granados 83 ofrece para esta semana una singular mini hamburguesa de buey, queso brie y cebolla caramelizada y un zumo mediterráneo de piña, mango y granadina (ambos a 4,5 euros).

Otra terraza también de abolengo es la del emblemático L’Orangerie, del Gran Hotel La Florida. Aunque es un poco inaccesible, sus 500 metros de altura permiten disfrutar de una panorámica sobre el mar Mediterráneo como en pocos puntos de la ciudad. El enclave es propicio para buscar calma y un aire menos viciado del que acostumbramos a respirar cada día en la ciudad. Además de las vistas y la tranquilidad, la oferta de su chef, Miguel Fluxà, es otro buen reclamo. Por ejemplo, las tapas de almejas de la ría marinadas con Sake y Algas Kombu y los berberechos de la ría marinados con jengibre y alga kombu (18 euros). En el bar Miramar, que rodea su impresionante piscina, también se puede saborear un cóctel acompañado del silencio de la noche y de fondo la bossanova en directo a cargo del Trio Candeeiro hasta las 00.00 horas.

Otra oferta que también tira de vistas impactantes es la terraza del restaurante Arola, en el Hotel Arts, que trae este verano la renovada propuesta de tapas de su recién nombrado nuevo chef ejecutivo Miguel Ángel Mayor. Además de estos platillos, la música en directo de Natxo Arola, de Dj Fabrizia y –los sábados- del sonido afroamericano de Les Artistes seguirán siendo el plato fuerte. Y si preferís la tranquilidad, el pequeño oasis de la Terraza Marina, en este mismo hotel ofrece una cena de verano ligerita acompañada por la brisa marina: platos marinos, ensaladas y zumos 100% elaborados con fruta orgánica.

La terraza del Pullitzer es otra opción para los enamorados de las sesiones de dj's –los jueves-, los conciertos acústicos indie –los miércoles- y las sesiones de dance amenizadas con artistas de renombre los viernes-. El famoso barman, Héctor Henche, es el encargado de su extensa carta de cócteles de autor y gintónics capaces de maridar con el indie, jazz y funk.

Pero no hay que irse siempre a las azoteas. En vez de buscar vistas, otra manera de disfrutar de una terraza es buscar un entorno ajardinado para que aún sin salir de la ciudad la ilusión de contacto con la naturaleza sea real y la mente vuele entre el rumor de los árboles. Los 25.000 m2 de jardines del siglo XIX del hotel Rey Juan Carlos I, en su restaurante The Garden, nos darán esta sensación por un instante, la de estar en un auténtico pulmón en la misma Diagonal y esto es sin duda un buen reclamo. Los son también las especialidades del menú degustación de su terraza en el que destacan la dorada rustida con patatas de mortero y la talla de ternera con helado de mostaza.

La naturaleza también es la protagonista del Jardín Mimosa, la terraza del Hotel Mandarín Oriental (de 13 a 23 horas). Los 660 metros cuadrados de este ajardinado patio de manzana del Eixample barcelonés están llenos de encanto. Se ofrece un menú cien por cien saludable en el que destacan la hamburguesa de buey con foie y manzana caramelizada y el pescado de roca vuelta sobre suquet de patatas al azafrán. Además, la oferta de batidos de frutas, te helado y cócteles es deliciosa.

El mar también es un excelente acompañante para una terraza de verano. Es el elemento esencial de la terraza del hotel W, abierta a todo el mundo a partir de las 19.00 horas.

El año pasado ya desfilaron por estas líneas como novedades del verano la terraza el Ohla, de cinco estrellas en la Via Laietana, que este año añade a la oferta de su chill-out vespertino un original show de natación sincronizada (7 de junio) y una oferta musical de jazz & blues en vivo a partir de las 21.00 horas. Su cóctel May day -con frambuesa, fruta de la pasión, manzana y naranja- acompañando a una puesta de sol de película os costará solo 5 euros.

Pero fuera de la oferta hotelera también encontramos propuestas que incluyen gastronomía y vistas. Por poner un ejemplo, el Xalet de Montjuïc y sus Sunset sundays. Hasta el mes de julio de 20.00 a 02.00 horas se puede disfrutar de una espectacular puesta de sol mientras se degusta un menú especial tipo-cóctel por 35 euros que incluye barra libre hasta las 22.00 horas.

Ya lo avisamos el año pasado: El tirón de las terrazas viene para quedarse, no solo por las incorporaciones que se suman cada año sino por la voluntad que tienen de innovar y superarse. (Aquí las tenéis todas) Entre tanta y tan variada oferta lo difícil será elegir dónde recalar.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: