Salut no descarta que Catalunya pueda compaginar el nuevo copago con el euro por receta

Boi Ruiz adelanta que el impacto económico de las nuevas medidas del Gobierno no está a la altura del ajuste necesario pero esperará a conocer las cifras para decidir si elimina la tasa catalana

Luis B. García

Para el conseller de Salut de la Generalitat, Boi Ruiz, las medidas planteadas por el Ministerio de Sanidad para elevar la parte del pago de los medicamentos que asumen los consumidores, no son suficientes y, aunque en el fondo, el plan del Gobierno no tiene relación con la tasa por receta aprobado por el Ejecutivo catalán en los actuales presupuestos, la administración catalana no tiene decidido si sustituirá la medida estatal por la propia, todo depende de las cifras de ingresos que conlleven una y otra: "Cuando tengamos por escrito el decreto ley del Gobierno (que se aprobará este viernes en Consejo de Ministros) valoraremos su impacto económico", por lo que "hay tantas probabilidades de continuar con el euro por receta como de retirarlo", ha zanjado en RAC1.

Hay que tener en cuenta que en Catalunya ya está listo el sistema informático para implantar el euro por receta y "ya tenemos la base técnica" para llevarla a cabo, un sistema que permitirá mantener la targeta sanitaria actual sin necesidad de cambiarla, ha informado el conseller.

Así, podría suceder que en Catalunya se pague hasta tres veces por la sanidad pública si contamos con el céntimo sanitario, el euro por receta y el copago farmacéutico que la ministra Ana Mato puso sobre la mesa este miércoles en el Consejo Interterritorial de Salud, pero también pudiera ser que el Govern decidiera suprimir la medida autonómica, una posibilidad que el conseller también contempla al apelar a la ley de presupuestos, que establece, como en otros ámbitos de ajuste, que en caso de haber una norma nacional se suprima la autonómica, caso de la reducción de salario a los funcionarios o de las cotizaciones salariales.

En declaraciones a TV3, el conseller ha señalado que "no podemos hacer ningún ajuste más en el ámbito del gasto sanitario" y que "lo que realmente necesitamos son instrumentos para mejorar los ingresos". Ruiz ha señalado que "todavía no conocemos el impacto económico" del copago farmacéutico que prevé el Gobierno central, así que "valoraremos ese impacto y veremos si es necesario quitar el euro por receta". Una valoración que también estará sujeta a la posible revisión de fórmulas para incrementar los ingresos que el conseller ha decidido elevar a la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

"Lo que el Gobierno del Estado intenta es que es esfuerzo del ajuste lo hagan las comunidades autónomas y en eso se equivocan y si no cumplen las intervenimos". "Acabas sospechando que quieren intervenir la comunidad autónoma", ha denunciado Boi Ruiz, quien también ha considerado que al Ejecutivo central no le saldrán los números en el ámbito sanitario. El conseller ha lamentado el proceder del Estado porque al menos "esperávamos un reconocimiento del Gobierno español de que en Catalunya hace tiempo que estamos realizando esfuerzos en sanidad, pero debo ser un ingenuo".

El Gobierno quiere establecer con la reforma un pago según renta para que la medida sea equitativa. Así, los ciudadanos activos que ahora pagan el 40% del precio de los medicamentos recetados abonarán un 10% más, pero si su renta supera un determinado umbral, que podrían ser los 100.000 euros anuales, pagarían un 20% más, es decir, el 60% del precio del fármaco. Está en estudio, según las fuentes consultadas, cómo proteger a las rentas más bajas o a los parados sin prestaciones.

Con esta reforma en el sistema de pago, el Ministerio de Sanidad estima que se podrían ahorrar cerca de 3.700 millones de euros de los 7.000 millones que el Gobierno quiere ajustar en el presupuesto sanitario.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: