Jordi Hereu se despide del Ayuntamiento de Barcelona con su último pleno como concejal

El exalcalde socialista pone fin a su etapa en el consistorio tras 15 años vinculado a la política municipal barcelonesa

Barcelona (ACN)

Más allá de las proposiciones, ratificaciones o declaraciones que se aprueben o los debates que se produzcan, el pleno de este viernes en el Ayuntamiento de Barcelona tiene un protagonista destacado: Jordi Hereu. El exalcalde socialista se despide del consistorio con el que será su último pleno como concejal, después de 15 años vinculado al consistorio de la capital catalana. Hereu ya anunció el pasado mes de febrero que dejaba la presidencia del grupo municipal del PSC y que renunciaría a su acta de concejal a finales de marzo. Según argumentó, decidió dar "un paso al lado" para dejar emerger "nuevos liderazgos" que ayudaran a construir una nueva alternativa socialista en la ciudad.

Jordi Hereu interviene en el Congreso del la federación barcelonesa del PSC


Jordi Hereu inició su vinculación con el Ayuntamiento de Barcelona cuando, en 1997, fue nombrado gerente del distrito de Les Corts. Tras las elecciones que tuvieron lugar dos años después, pasó a ser concejal de este distrito. En 2004 fue designado concejal de Seguridad y Movilidad del gobierno socialista, así como concejal de Sant Andreu. Hereu también fue quinto teniente de alcalde y presidente del distrito de Gràcia antes de ser designado el año 2006 alcaldable del PSC, en sustitución de Joan Clos. Cuando éste fue nombrado ministro de Industria, Turismo y Comercio, Hereu asumió la alcaldía, renovada tras las elecciones municipales de 2007.

Su último mandato como alcalde estuvo marcado por hechos como la implantación del servicio del Bicing en la ciudad, el anuncio de la candidatura para organizar los Juegos Olímpicos de Invierno del 2022 o el fracaso de la consulta de la Diagonal. Además, se pusieron las piedras para la consecución de la capitalidad mundial del móvil, los frutos se recogió su sucesor en el cargo, Xavier Trias. En estos años, concejales del Ayuntamiento se han visto salpicados por casos de corrupción como el del hotel del Palau y Ciutat Vella.

Antes de las elecciones municipales de 2011, Hereu tuvo que enfrentarse con la exconsellera Montserrat Tura en unas primarias para elegir al alcaldable socialista, del que salió ganador. En los comicios del pasado mes de mayo, consiguió el peores resultados del PSC en la ciudad con una reducción de 50.000 votos y 3 concejales respecto a las anteriores elecciones. Esto supuso una ruptura en la hegemonía socialista en la capital catalana, tras 32 años de alcaldes del PSC.

Aunque, después de las elecciones, anunció su voluntad de mantenerse como jefe del primer partido de la oposición, el pasado mes de febrero decidió cambiar de parecer. Coincidiendo con el congreso de la federación del PSC de Barcelona, hizo pública su renuncia presidir el grupo municipal y al acta de concejal. Sin embargo, sí que se mantuvo como presidente de esta federación.

leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: