Francia moviliza a un millón de policías para capturar al pistolero

El país recuerda este martes a las víctimas del ataque, en el que murieron tres niños y un adulto | Un testigo asegura que el autor de la masacre llevaba una cámara de vídeo colgada al cuello

La presidenta del Consejo Representativo de Instituciones Judías en Francia (CRIF) en Midi-Pyrénées, Nicole Yardeni, que visionó los vídeos de las cámaras de vigilancia del colegio judío donde ayer fueron asesinados tres niños y el padre de dos de ellos, resumió su contenido como "algo insoportable".

Un testigo asegura que el autor de la masacre llevaba una cámara de vídeo colgada al cuello para grabar cómo iba matando a sus víctimas. La policía ha desplegado a un millar de agentes para tratar de cazar al asesino y la policía local de Toulouse va armada desde esta mañana para contribuir en la persecución policial.

Es "insoportable, una pesadilla, como ver un filme de horror", declaró Yardeni al canal BFMTV y a otros medios franceses antes de detallar el aspecto "muy frío, organizado y determinado" del supuesto asesino. Era "como alguien que mata animales", como quien practica "su deporte", subrayó al borde de las lágrimas.

Se ve a "alguien que baja de una moto y se pone a disparar y la gente cae muerta, y entra en el patio del colegio y atrapa a una niña y le da un balazo en el tímpano", añadió Yardeni, una de las pocas personas que vio las cintas antes de que la policía las precintase. La pequeña, de ocho años según algunos medios, de diez años, según otros, era la hija del rabino y director del establecimiento, Yaacov Monsonego.

Antes de ir tras ella y dispararle en la cabeza, el asesino había matado con idéntica sangre fría a otros dos niños, de 3 y 6 años, y a su padre, profesor de religión en el centro, que intentó protegerles, según relataron algunos testigos. El asesino parecía "determinado y muy normal", explicó Yardeni, quien precisó igualmente que la moto era de color blanco y gran cilindrada. "No se puede decir si está sereno, porque está enmascarado" y lleva el casco de motorista puesto todo el tiempo, pero sí se le ve partir "con calma, deprisa, porque es alguien atlético, pero con calma también", añadió.

Las dos cámaras que captaron estas imágenes, indicó, cubren esencialmente la entrada y el inicio del patio del instituto-liceo judío Ozar-Hatorah, donde tuvieron lugar los hechos, ante cuya valla padres, alumnos y ciudadanos depositaron ayer numerosos ramos de flores. También rindieron homenaje a las víctimas en París, Toulouse y Burdeos varios miles de personas en diferentes marchas silenciosas convocadas por la Union des Étudiants Juifs de France (UEJF).

En París, el cortejo fue de la plaza de la República hasta la de la Bastilla y comenzó hacia las siete y media de la tarde, al término del acto organizado en la sinagoga Nazareth, una de las más amplias de la capital francesa, donde según informó France Info alrededor de un millar de personas rindió homenaje a las víctimas.

Entre ellas el presidente francés, Nicolás Sarkozy, su esposa, Carla Bruni, y el líder socialista y candidato presidencial, François Hollande.  En Toulouse, el Gran Rabino de Francia, Gilles Bernheim, ofició una ceremonia religiosa en presencia del ministro francés del Interior, encargado de los Cultos, Claude Guéant, y del candidato centrista a las presidenciales de abril-mayo próximos, François Bayrou, entre otras personalidades.

Más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar