El Ayuntamiento de Madrid venderá edificios municipales

La Casa de la Carnicería ubicada en la Plaza Mayor, o el antiguo mercado de frutas de Legazpi siguen vacíos después de paralizarse sus respectivos proyectos de rehabilitación

Asier Martiarena

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha anunciado en el encuentro organizado por Nueva Economía Forum que el Ayuntamiento venderá por subasta pública edificios municipales cuyas funciones ya no sean necesarias.

Sin concretar cuándo se iniciará ese proceso, por el que dichos edificios deberán pasar por un proceso de desafectación para ser patrimoniales y podrán ser vendidos por subasta pública, la alcaldesa ha recogido el guante de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, cuando hizo un llamamiento a las administraciones para que hicieran una racionalización de sus edificios.

En este punto, Botella ha recordado que el anterior titular de Hacienda, Juan Bravo, comenzó una "política de reordenación de alquileres", que supuso un ahorro en las arcas municipales el año pasado de 13 millones de euros y para este ejercicio se espera ahorrar otros cuatro más.

Posibles ofertas

Pese a que todavía se desconoce el listado de los inmuebles que saldrán a subasta, la oferta municipal podría incluir desde antiguos mercados a palacios como el de Cañete, con una superficie de 3.978 metros, que se utiliza para albergar un museo de rostros judíos polacos. Algo similar ocurre en Legazpi con el que fuera mercado de frutas, o en la Plaza Mayor con la Casa de la Carnicería.

En este caso, además, se da la circunstancia de que el Consistorio ya ha intentado rentabilizarlo convirtiéndolo en un Parador Nacional. El Ayuntamiento de Madrid inició en 2008 el expediente para modificar el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad (PGOU) y autorizar el uso hotelero del inmueble, de casi 7.000 metros cuadrados aunque el proceso administrativo permanece aparcado en las dependencias de la Comunidad de Madrid, que lleva dos años sin resolver.

Sin embargo la falta de Presupuesto para acometer las obras y la falta de vigilancia lo han convertido en un céntrico lugar donde los jóvenes celebran botellones.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más