Estado mundial de la infancia

La pobreza infantil se agudiza en las ciudades

Un nuevo informe de Unicef revela que la urbanización está dejando sin acceso a servicios esenciales a millones de niños

Por LaVanguardia.com

Barcelona. (Redacción).- Cuando pensamos en pobreza normalmente nos viene a la cabeza la imagen de una aldea rural, pero lo cierto es que las grandes desigualdades sociales se producen en zonas urbanas. Según ha revelado el informe sobre el Estado Mundial de la Infancia (EMI) publicado por Unicef, los procesos de urbanización están dejando sin acceso a servicios esenciales a millones de niños.


Cuatro hermanos de entre 3 y 9 años en las ruinas de su casa, quemada, donde han seguido viviendo junto a sus padres en la ciudad de Jalal-Abad (Kirguizistán) en junio de 2010VER GALERÍA


“Hoy en día, un número ascendente de niños que viven en asentamientos y barrios marginales están entre los más desfavorecidos i vulnerables del mundo, privados de los servicios básicos y sin derecho a poder protestar”, indica el Director Ejecutivo de Unicef, Anthony Lake.

Tradicionalmente la gente deja las aldeas y viaja hasta las ciudades con la esperanza de mejorar sus vidas. Pero el nuevo informe EMI revela que, aunque o hay que perder el foco en el campo, las urbes ocultan grandes disparidades entre ricos y pobres y, entre estos últimos, los niños son los más vulnerables.

Muchos menores disfrutan de las ventajas de la vida urbana, incluidos los servicios educativos, médicos y de ocio. Sin embargo, a muchos otros se les niegan los servicios básicos como el agua potable, la electricidad o la atención sanitaria pese a tenerla al alcance. Muchos deben dejar la escuela y se ven obligados a hacer trabajos peligrosos.

El hacinamiento en las viviendas, la precariedad de su construcción y la insalubridad también les hacen vulnerables a las enfermedades y los desastres naturales y humanos. De hecho, estas penosas condiciones de vida favorecen la transmisión de enfermedades como la diarrea i la neumonía, dos de las principales causas de muerte entre niños menores de cinco años.

Cerca de ocho millones de niños murieron en 2010 antes de cumplir los cinco años, la mayoría, a causa de neumonía, diarrea o complicaciones en el parto. En las zonas urbanas, las altas concentraciones de pobreza se combinan con servicios inadecuados, cosa que hace aumentar la mortalidad infantil.

“La urbanización es una realidad y tenemos que invertir más en las ciudades, redoblando los esfuerzos para prestar servicios a los menores más necesitados”, afirma Lake. De hecho, aproximadamente la tercera parte de la población humana vive en asentamientos precarios y, concretamente en África, esta proporción es superior al 60%. Si no se pone remedio, se estima que cerca de 1.400 millones de persones vivirán en asentamientos precarios y en tugurios en el año 2020.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar