Sarah Lane: 'No le guardo rencor a Natalie Portman'

La bailarina que dobló a la protagonista de 'Black Swan' actúa hoy en el Liceu junto a Ángel Corella en una versión fresca de 'El lago de los cisnes'

Maricel Chavarría

Por el modo en que la prensa hizo pública su queja cuando reivindicó que era ella y no Natalie Portman la que aparecía en la mayoría de escenas de baile de Black swan (Cisne negro), cualquiera podría habérsela imaginado como una mujer de rompe y rasga. Nada más lejos. Sarah Lane, la bailarina solista del American Ballet Theatre que se negó a permanecer en la sombra, es una personalidad dulce, delicada, de mirada candorosa y complexión menuda. La Vanguardia charla con ella en el Café de la Ópera, entre ensayo y ensayo de El lago de los cisnes que bailará en el Liceu el jueves –única aparición–, junto a Ángel Corella y su recién bautizado Ballet de Barcelona. "Tomaré un café con leche", dice esta hija de San Francisco en un esforzado castellano aprendido de su marido, el bailarín español Luis Ribagorda.

La bailarina estadounidense, de 27 años, posó ayer en el Café de la Ópera, entre ensayo y ensayo en el Liceu


Tiene usted 27 años y lleva 4 casada. Se casó muy joven, ¿no?

Éramos muy felices y sencillamente sucedió. Además adoro a su familia y viajar a Madrid para visitarla. Su padre vendrá a verme al Liceu...

Dice Corella que es usted maravillosa, pero que no ha podido despuntar como bailarina principal en el ABT por su estatura. ¿El director artístico las prefiere más altas?

No creo que Kevin McKenzie tenga un tipo de bailarina específica. En realidad, yo sería de las bajas en cualquier compañía y encajo como 'partenaire' con bailarines pequeños. Lo que sucede es que a Kevin, como es lógico, le gustan los chicos altos para papeles principales, y eso hace que las chicas también tengan que serlo.

Lleva ya una década en el American Ballet.

Empecé en 2002, sí. ¡Qué rápido ha pasado! Es alucinante en un sentido, pero a veces me entristece tener la sensación de que el tiempo se escapa y hay tantas cosas por hacer... sólo espero llegar a tiempo de hacerlas.

Y allí su aspiración se limita a papeles solistas.

Me siento muy feliz en el American Ballet, pero supongo que una parte frustrante de esta compañía es que para algunos de los papeles principales tiene que invitar siempre a grandes estrellas a fin de vender entradas. Así que valoro mucho las oportunidades.

¿Como la que le brinda Corella?

Lo crea o no, es la primera vez que bailo una producción completa del "Lago". Sólo he interpretado los "pas de deux" en galas. Será fantástico hacerlo con Ángel y su compañía. ¡Y en este teatro que es precioso!

¿Es su debut en el Liceu?

Sí. Bailé en Barcelona para Ángel cuando invitó a las estrellas del American Ballet, pero no en el Liceu.

¿Qué le parece su versión del Lago?

Ángel ha hecho muchas elecciones estéticas, ya sabe, en la narración, en la forma en que se presentan ciertas situaciones. Pero en conjunto, parte de las líneas formales del ballet clásico, cosa que me encanta. Me parece una gran producción.

Pero ha viajado para bailar únicamente una noche, la del estreno.

Siempre es maravilloso venir a España, aunque sea para bailar un día. La emoción es doble: porque es mi primer 'Lago' completo y porque bailo con Ángel que es un gran partenaire, un gran artista. Y le tengo mucho respeto.

¿Cómo ha cambiado su carrera después de haber denunciado que se mentía sobre quien bailaba verdaderamente en Black Swan?

Supongo que ha puesto mi nombre en el escaparate más de lo que lo estaba. En parte porque hice el baile de la película pero, por otra, por el hecho de que vi necesario que la gente de la calle entendiera que para ser capaz de bailar como lo hacía el personaje de la película tienes que ser profesional, y no puedes convertirte en bailarina profesional en año y medio. No puedes lograr lo que yo he conseguido en 24 años sólo en año y medio. Es imposible. Sentí que tenía que conocerse la realidad desde esta otra parte.

Visto en perspectiva, ¿se arrepiente de haber hablado?

En absoluto. En todas las entrevistas que me hicieron dije siempre lo mismo: después de los Oscar, los medios más importantes hablaron de cómo se había intentado ocultar el doblaje de Portman. Y yo ya lo sabía porque el productor me llamó y me dijo que no dijera nada. Pero mi intención no era la de salir a la palestra a chupar cámara y acaparar la atención. No me importaba el reconocimiento ni salir en los créditos de la película. Sencillamente me pareció increíblemente degradante para los bailarines que se explicaran las cosas del como que se estaban contando. Así que cuando los medios vinieron a entrevistarme conté la verdad. La plataforma que me dieron no la usé para mí misma.

¿Teme que se la encasille por estos hechos?

La mayoría de la gente se ha llevado una impresión errónea de cómo soy. Pero me importa más que la gente sienta respeto por el arte más que por mi persona.

¿Cómo reaccionaron sus compañeros del Amercan Ballet?

Me apoyaron mucho todos los artistas.

La escogieron por su parecido con Portman, ¿no es así?

Sí, soy muy pequeñas y Natalie también. Somos más o menos iguales excepto que ella tiene el torso más largo y unas extremidades más cortas. Querían a alguien que además se le pareciera de cara, que pudiera parecer la misma vista de lejos para no tener que hacer reemplazamientos extra.

¿No le parece extraño que se reconozcan siempre los doblajes de músicos solistas en el cine y que se insistiera en el engaño en este caso?

La maquinaria del starsystem hollywoodiense funciona así, con consignas, especialmente cuando como en el caso de Natalie se va a por el Oscar. Había mucha competencia, de modo que dieron a entender que ella era responsable de la mayoría de las escenas de baile de la película.

¿Sabe si ella quiso decírselo a la prensa que no bailaba?

No lo creo, porque en su interior sentía que había hecho muchísimo trabajo perdiendo peso y entrenándose durante año y medio para dar tono a sus músculos... practicando algunas posiciones del ballet y todo eso. En su mente, ella había trabajado duro y ciertamente lo había hecho, así que quiso tener el reconocimiento.

¿Hablaron del asunto?

No. Trabajamos muy bien juntas, todo fue muy profesional, pero ya no tuvimos contacto. No le guardo ningún rencor, no tengo nada contra ella. Entiendo que tanto ella como su mánager y el mánager de la película tenían que hacer lo que tenían que hacer para conseguir el Oscar.

Dígame, ¿es posible ser una bailarina y ser anorexia?

Sí , pero no por mucho tiempo. Tu carrera no puede durar a menos que estés sana, porque el cuerpo no lo aguanta. Como bailarina tienes que cuidar mucho tu cuerpo, es tu herramienta. Si de verdad te gusta lo que haces es muy triste tomarlo por el lado negativo. Respetar este arte también implica respetar tu cuerpo, respetarte como persona, ser mentalmente fuerte. Tienes que ser más estable.

Corella quiere que venga más a menudo a su compañía.

Me encantaría. Cuando pienso en el trabajo que ha hecho formando una compañía que es una gran empresa, y al mismo tiempo bailar y dirigir... es impresionante. Le tengo mucho respeto.

¿Qué le aporta Ángel?

Es muy inspirador. Un artista que siempre está evolucionando y aprendiendo, y me da cosas en las que trabajar, en las que profundizar.

¿Sabe que en España y en Catalunya se está perdiendo la tradición del clásico?

De verdad. Me parece muy triste, porque Barcelona es una ciudad con mucha historia y las artes clásicas deberían importar en un lugar así. La gente debería reconsiderar aprender más sobre este arte, educarse, dejarse emocionar por el ballet.

¿Y si Corella le invitara a dejar ABT y unirse a su ballet?

No quiero contestar si o no a esta pregunta, porque siempre depende del momento y la situación. me encantan las dos opciones.

Con él tendría la oportunidad de ser bailarina principal.

Me encantaría formar parte de esta compañía, pero también seguir en ABT. Siento que tengo un futuro allí. Pero no quiero cerrarme puertas.

¿Le han hecho alguna otra proposición para rodar alguna película?
No. En realidad tuve suerte al responder al estereotipo que se buscaba. Si ahora me pidieran algo para el teatro lo consideraría, pero tendría más cuidado con el contrato que firmara.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar