Rajoy prevé más paro en 2012 y una reforma laboral 'amplia y profunda'

El presidente justifica las primeras medidas adoptadas por su Ejecutivo, reprocha al PSOE el déficit 'oculto' y defiende la ley de estabilidad financiera

Luis B. García

El presidente del Gobierno ha comparecido por primera vez en el Congreso desde su investidura para dar cuenta de su mes y medio de decisiones y medidas adoptadas. En el bolsillo de Rajoy, la reforma laboral que el Ejecutivo 'popular' aprobará y publicará este viernes, pero rodeada de un hermetismo que sólo han interrumpido los ministros competentes para dar poco más que una pista del grueso de la reforma. Sin soltar prenda hasta este viernes, Rajoy advierte de que "es intención del Gobierno que sea amplia y profunda, a la vez que útil y equilibrada". Ni una pista más ni concreción alguna. Eso sí, la reforma no será un bálsamo de Fierabrás, al menos durante este año, porque el paro crecerá en 2012, según el presidente.

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, junto a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a su llegada al Congreso, en donde hoy expone las conclusiones del último Consejo Europeo de Bruselas, en el que garantizó el total compromiso de España con el cumplimiento de los objetivos de déficit marcados por la Unión Europea


Pero la declaración de Rajoy viene a desvelar su apuesta frente a las dos corrientes que al parecer han discurrido en el seno del Ejecutivo español, la representada por el ministro de Economía, Luis de Guindos, más partidario de una reforma intensa y profunda del mercado laboral, y la de la ministra de Empleo, a favor de una moderada reforma "equilibrada". El presidente aúna ambas corrientes pero antepone la del titular económico, que es la que esperan en Europa.

El jefe del Ejecutivo ha agradecido a los agentes sociales su colaboración y su predisponibilidad en las negociaciones para el acuerdo y ha destacado el alcanzado en materia de moderación salarial, "el ámbito en el que sólo ellos podían avanzar de forma clara"; pero ha destacado que en otros ámbitos, como la flexibilidad y la contratación no han sido posible el acuerdo.

Reproches por el déficit

Durante su comparecencia, el presidente ha querido justificar las primeras medidas adoptadas por su gobierno y las reformas pendientes. La reforma financiera, la reforma laboral y la aprobación de la Ley Orgánica de Estabilidad Financiera, han centrado sus primeras palabras junto a los incrementos de impuestos, como el del IRPF. "No ha sido una decisión fácil porque a ningún gobierno le gusta iniciar así una legislatura, pero así nos han obligado las circunstancias", ha destacado. Rajoy ha argumentado que el déficit "que nos hemos encontrado es más de 22.000 millones de euros superior" a las previsiones del anterior gobierno socialista.

Sin embargo, Rajoy ha reiterado su compromiso con la reducción del déficit y ha defendido las medidas adoptadas por el nuevo Gobierno para reducirlo.l Así, a su juicio, la ley de estabilidad financiera que prevé fijar el déficit cero como objetivo para 2020 cumple "escrupulosamente" el pacto constitucional firmado con el PSOE cuando aún estaba en el poder. El presidente 'popular' ha recordado que ambos partidos acordaron seguir las líneas marcadas por la UE y que el Tratado "obliga a alcanzar y mantener el llamado 'objetivo a medio plazo', que se define como un saldo del 0 por ciento".

La defensa del líder popular viene al caso del anuncio de los socialistas de no apoyar la ley de estabilidad presupuestaria porque consideran que incumple el pacto firmado entre ambos partidos al final de la pasada legislatura, en el que se establecía un déficit estructural para 2020 del 0,4% del PIB, en vez del 0% que pretende el actual Gobierno.

El empleo empeorará en 2012

Rajoy también ha asegurado que las cifras de empleo, "por desgracia", no van a mejorar en el corto plazo, sino que empeorarán en el año 2012, por lo que la intención del Gobierno es plantear una reforma laboral "amplia, profunda y equilibrada".

El jefe del Ejecutivo, que ha repasado las medidas emprendidas por el Gobierno y los acuerdos de la Cumbre, ha destacado la necesidad de aplicar una política "global" porque la consolidación fiscal por sí sola no sirve para relanzar la economía y crear empleo. "Es condición necesaria, pero no suficiente", ha dicho. Además, ha asegurado que los Jefes de Estado y de Gobierno del área euro dieron la bienvenida a las medidas aplicadas por España en consolidación fiscal y mejora de la competitividad y pidieron que se siguiera por el mismo camino.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: