La reforma laboral incluirá un contrato para jóvenes

La remuneración podría ser inferior al salario mínimo

Mar Díaz - Varela

El Ministerio de Empleo trabaja en un contrato de crisis para resolver el problema del paro juvenil, que afecta a uno de cada dos menores de 30 años. Se trata de cumplir una de las principales exigencias del Banco Central Europeo (BCE) en la carta que remitió el 5 de agosto. Por ello, será una de las claves de la reforma laboral que el Gobierno aprobará el viernes.

Esta es una semana decisiva para la reforma, cuyas líneas generales quedarán definidas tras la comisión delegada del Gobierno el próximo miércoles. El equipo que lidera Fátima Ibañez ha descartado la posibilidad de una "reforma blanda" para no dañar los resultados electorales de las elecciones andaluzas. Sin embargo, empresarios y expertos temen que no afronte los retos de una reforma en profundidad.

En la citada carta, el BCE reclamaba de forma contundente que era necesario romper la vinculación de los salarios a la evolución de la inflación, lo que se ha conseguido en parte con el reciente acuerdo salarial firmado por patronal y sindicatos. La segunda exigencia era una reforma en profundidad de la negociación colectiva que acabe de una vez por todas con la ultraactividad de los convenios, de tal manera que los convenios decaigan un año después de su vencimiento en el caso de que no sean sustituidos por uno nuevo.

La tercera condición imprescindible era abaratar el despido para los nuevos contratos que se puedan realizar en el futuro. Concretamente, el BCE sugiere la creación de un nuevo contrato para jóvenes sin barreras de entrada y con una indemnización muy baja.

El contrato en el que trabaja Empleo es específico para jóvenes y podría tener una remuneración inferior al salario mínimo. Además, iría acompañado de ayudas en las cotizaciones de la empresa a la Seguridad Social y el IRPF. Su duración sería de dos años y la indemnización, inferior a 20 días.

Fátima Báñez ha dicho que no se pueden implantar en España los miniempleos, que ya dan trabajo a 7 millones de alemanes, el 20% de los asalariados. Sin embargo, tiene que dar una solución a 1,62 millones de jóvenes que representan el 30% de los 5,2 millones de parados que reflejaba la última EPA.

La Comisión Europea anunció la semana pasada que enviará a un grupo de expertos este mes para buscar soluciones al paro juvenil. España dispone de ayudas de la UE que superan los 10.700 millones para políticas activas. Se da la circunstancia de que casi el 40% de los jóvenes en paro apenas cuentan con formación secundaria. La otra cara de la moneda son los jóvenes que tienen titulación universitaria: España cuenta con un 38%, cifra superior a la media europea, pero con déficit de idiomas.

La ministra se reunió ayer con los representantes de los autónomos y les anunció que en marzo se presentará la ley de Emprendedores, que fijará medidas de estímulo para las pymes que creen empleo. Además de cambios en el IVA, como se ha comprometido el Gobierno.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más