El Banco de España confirma que no se creará empleo hasta 2013

El regulador prevé en su boletín una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 1,5% a lo largo de este año

Mar Díaz - Varela

El Banco de España confima que la economía española está en crecimiento negativo. En el cuarto trimestre del año el producto interior bruto cayó un -0,3%, a pesar de ello el 2011 cerró con un crecimiento del 0,7%.

Este dato confirma la senda negativa en que ha entrado la economía y que podría tornarse en recesión si el PIB se mantiene en negativo en el primer trimestre de este año y se destruye empleo.

El organismo prevé una contracción para 2012 del PIB del 1,5%, una cifra cercana a la caída del 1,7% que espera el Fondo Monetario Internacional.

Para 2013 augura "una modesta recuperación" del 0,2 %, "con tasas positivas desde el primer trimestre del próximo año, de forma que la economía española se iría aproximando a su ritmo de crecimiento potencial", explica el informe.

Además, el regulador español estima que no se creará empleo hasta el año 2013.

El Banco de España asegura que "el descenso del PIB tendrá un impacto apreciable sobre el empleo, que, sin incorporar medidas adicionales en el mercado de trabajo, se concreta en una reducción del 3% en 2012, siguiendo la pauta más negativa observada en el tramo final del año pasado, que se atenuaría en 2013, en cuya segunda mitad se iniciaría la creación de empleo en términos netos".

El análisis advierte de que "estas proyecciones se formulan en un contexto especialmente incierto, en el que no han terminado de despejarse las dudas inherentes al desarrollo de la crisis de la deuda soberana.

Igualmente, existe mucha incertidumbre sobre el impacto final de la consolidación fiscal sobre la actividad en el corto plazo, cuestión que, entre otras cosas, dependerá también de las medidas de consolidación fiscal que finalmente se instrumenten".

El Banco de España explica que el escenario macroeconómico aquí planteado es el resultado de una significativa contracción de la demanda nacional, parcialmente contrarrestada por una elevada contribución del saldo neto exterior.

A su vez, "el retroceso de la demanda nacional resulta de la confluencia de un fuerte descenso de sus componentes público y privado, en un contexto en el que el gasto de las familias se verá restringido por el impacto de la consolidación fiscal sobre las rentas de estos agentes y por el menor empleo", añade el documento.

El organismo explica que la debilidad de la demanda, el deterioro de las perspectivas económicas y las duras condiciones financieras determinarán descensos adicionales —aunque moderados— del gasto en inversión productiva privada en los dos próximos años.


El próximo viernes se conocerá la Encuesta de Población Activa del último trimestre en la que podrían superarse los 5,4 millones de parados, según los datos que se han ido adelantando mensualmente a Eurostat.

Mañana se conocerá la actualización de previsiones que realizará el FMI para España en la que prevé una caída del PIB del 1,7%.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, espera que a la vista de este recrudecimiento del escenario macroeconómico Bruselas reajuste el calendario para reducir el déficit público.

No obstante, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría reiteró el viernes que se cumplirá el objetivo de reducirlo al 4,4% del PIB. El ministro de Economía, Luis de Guindos, participa hoy en la reunión del eurogrupo en el que se analizará la situación de Grecia y el nuevo escenario económico de la eurozona.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar