El rey de Malasia asume el trono por segunda vez en 35 años

La constitución del país asiático establece un trono rotatorio cada cinco años entre los príncipes de nueve sultanatos

Isidre Ambrós

Rara vez un monarca tiene ocasión de ser coronado dos veces en su vida. Este es sin embargo el caso de Abdul Halim Muadzam, sultán del estado de Kedah y nuevo rey de Malasia desde el martes.

El nuevo soberano malayo, que a sus 84 años se convierte también en el monarca de más edad que asume el trono de este país del sudeste asiático desde su independencia en 1957, ha podido volver a ser coronado gracias al peculiar sistema político de Malasia. Su Constitución establece que los príncipes de los nueve sultanatos hereditarios del país asumirán de forma rotatoria, cada cinco años el trono.

Abdul Halim Muadzam, sultán del estado de Kedah y nuevo rey de Malasia


Esta peculiaridad ha permitido que Abdul Halim Muadzan repita como soberano de Malasia, ya que previamente reinó entre 1970 y 1975, según informa la Casa Real malaya. Se da la circunstancia además de que en aquellos años el primer ministro de su gobierno era Abdul Razak, padre del actual premier, Najib Razak.

En aquella época, Malasia era un país que empezaba a dar sus primeros pasos y las principales preocupaciones del Gobierno eran reducir la pobreza y erradicar la equiparación de riqueza a una etnia. Cuando Abdul Halim Muadzam se convirtió en rey en septiembre de 1970 tuvo que viajar en tren desde su estado natal de Kedah, apodado el tazón de arroz por sus vastos arrozales, hasta la capital del país. Ahora, se ha trasladado en avión.

Cuando entonces asumió la responsabilidad como Jefe de Estado de este país del sudeste asiático, Abdul Halim Muadzam tenía 43 años. Sus gustos, sin embargo, no han cambiado. Continua siendo un admirador de cantantes como Frank Sinatra, Dean Martin y Nat King Cole y un gran aficionado al futbol, hasta el punto de que con 79 años abandonó el coche oficial en un atasco y se fue a paso ligero a cubrir el kilómetro y medio que le separaba del estadio para poder animar a su equipo.

Sus responsabilidades son de tipo protocolario y de representación. Es el jefe de las fuerzas armadas y nombra a los ministros, jueces y a los principales clérigos islámicos. Entre la poblaciòn musulmana, que es mayoritaria en Malasia, el rey es considerado como el defensor supremo de la tradición malaya y la cabeza visible del Islam.

“El rey es el paraguas del pueblo y el pueblo es pilar del rey”, dijo ayer Abdul Halim Muadzam, según la agencia de noticias malaya Bernama, que añadió que el nuevo soberano afirmó que “la principal función del rey es asegurar que no habrá crueldad, ni destrucción del pueblo ni del país”.

El sultan de Kedah sucede en el trono al sultán de Terenggnau, Mizan ainal Abidin, de 49 años, que fue uno de los monarcas más jóvenes del país del sudeste asiático.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar