Los comerciantes de Barcelona presentan el proyecto de pista de hielo para la plaza Catalunya

La pista estará cubierta, tendrá unos 1.200 m2 y abrirá el 2 de diciembre

Por Silvia Angulo

La plaza Catalunya parece que finalmente se helará estas Navidades. Después de meses de negociaciones, los comerciantes de Barcelona presentarán hoy formalmente al distrito del Eixample su propuesta para que el Ayuntamiento autorice ubicar en el centro de la plaza una pista de hielo con la que pretenden promocionar la ciudad como destino de compras y animar la campaña navideña. La instalación, que empezará a montarse en los próximos días, estará cubierta y ocupará 1.200 metros cuadrados, de manera que no impida la circulación de peatones. Junto al recinto helado se ubicará una barra para consumir bebidas calientes y algún tentempié, además de unos vestuarios donde se alquilarán los guantes y los patines, elementos imprescindibles para poder acceder a la pista.


 

Los comerciantes de Barcelona presentan el proyecto de pista de hielo para la plaza CatalunyaVER GALERÍA



El presidente de la Fundació Barcelona Comerç, Salvador Albuixech, entidad impulsora de esta iniciativa, explica que está previsto que la instalación pueda empezar a funcionar el 2 de diciembre, días después del encendido navideño, que este año tendrá lugar el 30 de noviembre precisamente en la plaza Catalunya. La pista estará en funcionamiento hasta el 9 de enero y se ha pactado con el Ayuntamiento un horario de diez de la mañana a nueve de la noche los laborables y hasta los once los festivos. Las fechas señaladas, como el día de Navidad, el recinto estará cerrado y se deja en el aire la posibilidad de que abra durante Nochevieja. Según Salvador Albuixech, se está discutiendo con el Ayuntamiento y la Guardia Urbana, que será finalmente quien decida el horario de apertura de esa noche.

Albuixech explica que se ha calculado que la pista pueda tener capacidad para unas 400 personas y que sobre la cubierta rígida se proyecten imágenes. Además, el proyecto que presentarán hoy los comerciantes en el distrito del Eixample –que es el que decide las actividades que se organizan en la plaza Catalunya– prevé también una pantalla gigante con leds en la que se puedan ver imágenes de los patinadores que se deslicen por la pista. De momento, la fundación ya ha pactado, incluso, el precio de los patines. Su alquiler durante media hora costará entre cinco y seis euros y su precio subirá hasta los 8 euros en caso de querer patinar 60 minutos.

El precio de la instalación ronda los 700.000 euros y estará patrocinada por 15 empresas. Una vez se reciba el visto bueno municipal se empezarán a firmar los contratos de patrocinio. En la terraza que se ubicará junto al recinto helado no se podrán servir bebidas alcohólicas, aunque sí brebajes calientes. Otra de las actividades que se han previsto desarrollar en la instalación son actuaciones de deportistas pertenecientes a la Federación Catalana de Patinaje Artístico.

Según Albuixech, la iniciativa era una antigua reivindicación de los comerciantes del centro de la ciudad . "En junio empezamos a negociar con el Ayuntamiento la campaña navideña y la pista de hielo era muy interesante. Pero no se había hecho nunca", sostiene. En este sentido, explica que uno de los principales problemas con las que se encontraron los responsables municipales era saber cuánto peso puede soportar el pavimento de la plaza Catalunya. Finalmente, el proyecto señala que los ocho centímetros de agua congelada no comportarán ningún problema de sobrepeso para este espacio público.

A pesar de la euforia de los comerciantes, que creen que finalmente abrirán la pista de patinaje, fuentes municipales se muestran cautas y prefieren esperar a disponer del proyecto definitivo.

Aunque el gran referente de las pistas de hielo urbanas es la que se instala cada año por estas fechas en el Rockefeller Center, la de plaza Catalunya será de mayores dimensiones que el icono neoyorquino, que tiene una superficie de poco más de 700 m2. Estos montajes navideños son comunes también en la mayoría de grandes capitales europeas. En Londres funcionan simultáneamente varias pistas de hielo al aire libre, entre las que destacan la de la Somerset House –patrocinada por la firma de joyería Tiffany and Co.–, la del Hyde Park o la del Museo de Historia Natural. En París es conocida la que se ubica en la plaza del Hôtel de Ville y en Moscú se encuentran, entre otras, las de las plaza Roja –con 2.400 metros cuadrados–y el parque Gorki.

Para los comerciantes la pista de hielo puede ser determinante para atraer turistas. Albuixech señala que a finales de noviembre la actividad baja casi un 80% porque los visitantes prefieren otros destinos de compras como Londres o Nueva York. "Nosotros queremos posicionarnos en este mercado y para ello debemos innovar y hacer cosas nuevas", señala el representante de los comerciantes de la ciudad.

La pista de hielo se puede instalar en tan sólo un día. Es necesario que el pavimento esté seco y nivelarlo mediante tarimas. Según fuentes de empresas que se dedican a este tipo de instalaciones, recomienda el uso de carpas o techos de lona para aquellas pistas que se ubican en el exterior para reducir el consumo eléctrico. De esta manera, se evita el calor del sol directo sobre el hielo.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: