YouTube paga a las familias por publicar vídeos virales de sus niños

El portal de Google comparte los ingresos de la publicidad que aparece junto a estos vídeos con sus creadores

VER GALERÍA
Charlie bit my finger again! es uno de los vídeos virales más visitados 

MADRID, (EP)

Grabar una risa, un enfado o cualquier otra escena graciosa de un niño puede llegar a valer cerca de 116.000 euros. Quien abona estas cantidades es la plataforma de vídeos YouTube, según el diario británico The Telegraph.

YouTube ha llevado a cabo un acuerdo con familias para compartir sus vídeos caseros en el portal. A través de este acuerdo, las familias y esta plataforma se dividen los ingresos de la publicidad que aparece junto a estos vídeos, algunos de los cuales están entre los más populares de la historia del sitio. Eso sí, la plataforma de vídeos se reserva el derecho a controlar todos los archivos subidos a su sitio web.

De este modo, si alguno de sus vídeos causa suficiente interés o se considera que puede llegar a ser muy visitado -esto es, se convierte en un fenómeno viral-, YouTube entra contacto con el usuario que lo ha subido y le ofrece la posibilidad de ganar dinero. Por otro lado, los padres que crean que su vídeo casero puede llegar a ser todo un éxito en la Red pueden ponerse directamente en contacto con la empresa.

Desde YouTube afirman que a través de anuncios en la página o añadiendo alguno de ellos en el propio vídeo se podrá generar un gran flujo de ingresos, que serán compartidos entre el creador del vídeo y este sitio web propiedad de Google. Algunos usuarios han llegado a donar el dinero recibido por este tipo de acuerdos, aunque también los hay que han decidido emplearlo para la educación de sus hijos.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: