Hervé Touré, un intelectual bajo los aros

El jugador del Blancos de Rueda, verdugo del Joventut este fin de semana, es autor de dos libros y un gran aficionado a la literatura

David Ruiz Marull

Hervé Touré es un jugador poco corriente. El ala-pívot francés del Blancos de Rueda de Valladolid no es el típico deportista centrado únicamente por su carrera, que vive al margen de la realidad. Más allá del balón, a Touré le preocupa el mundo en el que vive y no esconde que le gustaría cambiarlo.

Estas inquietudes le han llevado a escribir dos libros –ya está preparando el tercero- en los que reflexiona sobre la manipulación que ejercen sobre la población mundial los medios de comunicación de masas. Primero fue la novela satírica 'Esplendores y miserias de un teleadicto' y más tarde el ensayo 'Medios, la cruzada' sobre Internet y el futuro de la sociedad.

Touré, de 2,07 de estatura y nacido en Lyon el 25 de febrero de 1982, ha jugado en las ligas de cuatro países distintos (Francia, Bélgica, Italia y España) y ha aprovechado sus viajes "para abrir la mente y leer mucho", como explicaba el propio jugador a El Día de Valladolid.

El ala-pívot del Blancos de Rueda, licenciado en Economía y Comunicación, considera que es "muy, muy fácil manipular a la gente" y por eso, en sus libros, trata "de educar para que la gente no se deje manipular por los medios de comunicación de masas". "Si se entendiera mejor la información, si se pudiera seleccionar y conocer qué es valido y que es manipulación, muchos problemas desaparecerían", añade.

Formado en el histórico ASVEL Villeurbanne, Hervé Touré promedia 14 puntos, cinco rebotes y una valoración de 15,8 en sus seis partidos en la Liga Endesa. Ante el Joventut, este pasado fin de semana, ha firmado su mejor actuación esta temporada con 24 puntos y seis rebotes para una valoración de 32 que le permitió ser MVP de la jornada.

Su experiencia y los números que está consiguiendo le han convertido en el principal argumento del conjunto vallisoletano a la hora de luchar por eludir el descenso. Sin embargo, Hervé Touré estuvo muy cerca de no llegar a debutar en España por un problema con su tránsfer y el de Dalibor Bagaric.

Precisamente, la ACB decidió suspender el encuentro ante el CAI Zaragoza correspondiente a la primera jornada de Liga porque la FIBA no concedía el permiso internacional para que ambos jugadores pudieran debutar. La causa del conflicto era la deuda que el club vallisoletano tenía con su ex pívot Lamont Barnes.

Una vez resuelto el problema, Hervé Touré ha podido darse a conocer en la Liga Endesa. "Al principio no supe como reaccionar. Pasó un día, una semana, un mes,… era demasiado tiempo. Se me pasaron muchas cosas por la cabeza pero decidí centrarme en entrenar. Por suerte se resolvió todo", explica. Más tranquilo, su calidad y potencia física han empezado a hacer estragos.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: