Papandreu dimite para formar un gobierno provisional tecnócrata

El nuevo gabinete adoptará las medidas pactadas en la cumbre de Bruselas y suena como posible primer ministro el ex vicepresidente del BCE, Lucas Papademos

Andy Robinson

El primer ministro socialista de Grecia, Giorgos Papandreu, dimitirá tras acordar la formación de un nuevo gobierno encargado de "poner en marcha el plan europeo anticrisis" antes de convocar elecciones en los próximos tres o cuatro meses, según un comunicado de la presidencia de la república. Según la agencia Reuters, citando fuentes del Ministerio de Finanzas heleno, la fecha en la que coinciden los principales partidos políticos griegos es el 19 de febrero.

El acuerdo se alcanzó tras horas de negociaciones mantenidas a contrarreloj anoche entre Papandreu y el líder de la oposición conservadora, Antonis Samaras, con la presencia del presidente griego, Carolos Papulias. Se quiso evitar, a toda costa, dar una impresión de vacío de poder y desatar el pánico otra vez en los mercados financieros.

Por eso se ha anunciado la formación del gobierno sin haber decidido siquiera quién lo formará. Aún no se sabe si habrá presencia de Nueva Democracia en el gabinete ni quién lo liderará. Papandreu y Samaras acordaron reunirse este lunes para nombrar un nuevo primer ministro y decidir la complexión política y técnica del nuevo gobierno. Lo único que se concreta en el comunicado es que Papandreu –elegido con mayoría absoluta en verano del 2009– no liderará el nuevo gobierno.

Un portavoz de Papandreu dijo, en una conversación con La Vanguardia anoche, antes del acuerdo, que el candidato para primer ministro sería un tecnócrata. Mencionó, concretamente el ex vicepresidente del BCE, Lucas Papademos.

Pero no está claro si Samaras estará de acuerdo con el nombramiento del banquero que ha asesorado a Papandreu. "La banca está empujando para que sea Papademos", dijo un diputado independiente. "Papademos apoyaba el acuerdo en julio, en el que la quita a la banca era sólo del 20% y no del 50%", dijo un diputado.

Otro candidato que se baraja para liderar el gobierno es el poderoso ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, que organizó la rebelión parlamentaria contra Papandreu tras la convocatoria del polémico referéndum el pasado lunes.

Papandreu –hijo del fundador del Pasok, Andreas Papandreu– es el tercer primer ministro socialdemócrata en caer en la periferia europea al sufrir la reacción de las duras políticas de austeridad aplicadas para resolver la crisis de liquidez y solvencia. Su popularidad ha caído en picado en los últimos meses.

Pero puede ser Samaras quien sale perdiendo de la crisis. Sometido a fuertes presiones desde Bruselas, Frankfurt y Berlín, Samaras finalmente parece haber aceptado ayudar a formar un gobierno de coalición que adoptaría las medidas pactadas a finales de octubre con la troika, concretamente una nueva línea de crédito por 130.000 millones de euros y una quita del 50% sobre la deuda griega, a cambio de otro programa de draconianas medidas de austeridad.

Para Nueva Democracia que lleva ocho puntos de ventaja al Pasok en los sondeos, no es un plato de buen gusto asumir la corresponsabilidad de un programa de austeridad que es rechazado por dos de cada tres griegos. Samaras había insistido en que deben convocarse elecciones de forma inmediata.

"Samaras no quiere estar dentro del gobierno; sino apoyarlo desde fuera", dijo un diputado. Papandreu y los líderes europeos consideraban que, dado el polvorín de malestar social que existe en Grecia, la única manera de evitar una oposición desestabilizadora era que Nueva Democracia entrase en un gobierno provisional que hará la legislación necesaria para poner en marcha el acuerdo. No está claro todavía quién ha ganado este pulso.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: