Boi Ruiz destaca que la satisfacción de los usuarios del sistema de salud 'es mejor que antes' de los recortes

El conseller cree que una huelga en el sector sería la "peor de las soluciones" y constata que la crispación es por la cuestión laboral

Luis B. García

"No hemos dejado de prestar ningún servicio. Ningún catalán puede decir que tiene menos prestaciones que antes". Así de rotundo se ha mostrado el conseller de Salut de la Generalitat, Boi Ruiz, a la hora de justificar las medidas de ajustes emprendidas por el Govern en el sector sanitario y el balance, a su juicio positivo, que el sistema tiene pese a todo entre los usuarios.

Ruiz constata que los usuarios volverían al sistema público si fuese necesario y que el balance es "mejor que antes". "Otra cosa es que haya un camuflaje, con pancartas, ruidos, protestas, una crispación por la cuestión laboral", ha opinado el conseller. "Constato, según los resultados del balance, que los servicios de llegada de emergencias, de atención, son mejores", por lo que en Catalunya no se deben mezclar los criterios sanitarios con los políticos.

La razón que arguye el conseller es que "hemos creado la expectativa en el ciudadano de que el sistema está en guerra, de que será terrorífico... Pero lo cierto es que el sistema funciona y el usuario lo constata porque cuando sale ve que le han tratado muy bien, como no podía ser de otra manera", ha señalado el conseller.

En declaraciones a TV3, el conseller ha vuelto a incidir en el hecho de que el sistema sanitario catalán no sólo "no tiene dinero sino que no hay nadie que nos lo deje" y ha justificado las medidas que desde el principio planteó el Govern para reconducir la situación, con más esperas, visitas en lugares diferentes a los habituales (CAP) y esfuerzos entre los sanitarios para evitar sacrificios de puestos de trabajo fijos. En este ámbito, Ruiz ha agradecido a los trabajadores sanitarios su preferencia por los ERE temporales, que pretenden reducir horas de trabajo, a cambio de que no haya despidos.

El responsable de Salut ha justificado que su departamento está poniendo en marcha todo aquello que ya avisó que haría y que no habrá más ajustes. Sin embargo ha reiterado que el sistema tiene un problema económico grande en este ejercicio y que si no bajamos los costes, el sistema no será viable. Así, Ruiz ha justificado el plan de reducción de costes por la distribución de los mismos: "No olvidemos que el 65% corresponde a sueldos, el 30% a farmacia y el 5% a consumo de material, etc".

Sobre el nuevo criterio para la gestión de las listas de espera, el conseller ha querido dejar claro que el criterio médico está por encima de todo y es el que fija la fecha para la operación. Sobre los casos de afectaciones cardíacas y de cáncer ha aclarado que no es que los enfermos se tengan que esperar 45 días para ser operados sino que se les debe operar cuanto antes y que la señal de alerta salta a partir de los 45 días, por lo que es un método de control para el Servei Català de la Salut que buscará la razón por la que no ha sido atendido a partir de ese plazo.

Además, el conseller ha justificado el criterio médico, y por tanto el de prioridad, que afectarán a las listas de espera: "Hay enfermedades que deben ser operadas que no son operadas", y ha puesto el ejemplode la vasectomía. Así, "ahora priorizamos los que pasa con los enfermos porque hasta ahora, cuando un enfermo superaba el tiempo de espera era él el que nos avisaba, y ahora no será necesario porque lo programamos nosotros con criterios médicos".

El conseller también ha considerado que sería necesario un acuerdo con el Estado para que se lleve a cabo la reforma del sistema de salud español que permita incrementar los recurso y empezar de cero sin los aprietos delcalibre actual. Ruiz ha recordado que esta reforma acordada nunca se llevó a cabo y que por tanto las administraciones autonómicas se encuentran en el aprieto de no poder incrementar los recursos del sistema. Ante esta situación, el sistema catalán sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que insta a buscar fórmulas imaginativas de financiación sin que repercutan en el usuario. Por esto motivo Ruiz ha rechazado la propuesta del copago, sobre todo ahora, en tiempos de crisis económica.

Leer más noticias de LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar