El impuesto a grandes fortunas que prepara el Govern se aplicará a partir de los 500.000 euros

El Govern aclara que sólo se aplicará mientras duren los recortes y que afectará a la acumulación, de manera que la reinversión no estará gravada

Redacción (Barcelona).- El impuesto sobre las grandes fortunas que prepara el Govern sólo se aplicará mientras duren los recortes que la administración catalana está llevando a cabo, de manera que se trata de una tasa temporal que nacerá con fecha de caducidad: la de normalidad presupuestaria. Además, el impuesto se aplicará a la acumulación de grandes fortunas, de manera que la reinversión no estará gravada. Así, si se reinvierte lo ganado el impuesto no será aplicado. Con esta condición, el Govern pretende que el dinero esté en circulación.

Estas son algunos de los detalles que caracterizarán al impuesto que este martes anunció el president Artur Mas en su intervención en el debate de política general y que han anunciado en exclusiva desde el programa El Món a RAC1. Además, el programa matutino conducido por Jordi Basté ha informado de que el límite mínimo de lo que se considera gran fortuna son 500.000 euros de ganancias al año.

El presidente del grupo parlamentario de CiU, Oriol Pujol, ha confirmado en declaraciones a TV3 que la propuesta del Ejecutivo catalán tiene más que ver con la que prepara el presidente de EE.UU. Barak Obama, que con la que ha aprobado el Gobierno de Zapatero y que en todo caso, el president Mas habla de rentas, no de patrimonios, con lo que el pago está sujeto a los ingresos anuales y no a los bienes. Sin embargo, Pujol no ha querido entrar en más detalles sobre el tributo..

En cualquier caso, el impuesto sobre las grandes fortunas que prepara el Ejecutivo catalán no anularía el de patrimonio que debe aprobar el Congreso de los Diputados, de manera que el Govern mantendría la recaudación de los dos porque el estatal afecta a todos los ciudadanos y el de grandes fortunas a los que acumulan grandes ganancias y las mantienen pasivas.

Artur Mas anunció este martes que el Govern es partidario de impulsar una nueva figura tributaria que grave a las grandes fortunas aunque ha remarcado que debería ser de "carácter progresivo y temporal". El objetivo de la tasa es ayudar a equilibrar las finanzas de la Generalitat y reforzar la eficacia de las políticas de austeridad que han caracterizado su casi primer año al frente del Govern.

Mas apeló a la responsabilidad del conjunto de fuerzas políticas catalanas ante "la situación difícil que todos conocemos", unos tiempos que, a su juicio, exigirán "sacrificios" del conjunto de la sociedad catalana. El presidente de la Generalitat defendió las políticas de austeridad de su ejecutivo con el objetivo de preservar el Estado del Bienestar y aseguró que el Govern buscará el consenso con el resto de partidos.

Más sobre

Regístrate para comentar