Dr. Morejón: 'La obesidad es la epidemia del siglo XXI, según la OMS'

El médico especialista en nutrición defiende combatir el sobrepeso sin pasar por el quirófano

Por Judith Martínez

El doctor Eduardo Morejón es médico especialista en nutrición y obesidad. Responsable de la unidad de obesidad y nutrición de la Clínica Londres, es pionero en el tratamiento con balón intragástrico, combinado con apoyo psicológico y nutricional, considerado uno de los métodos más eficaces para combatir la obesidad sin necesidad de cirugía.

¿Cuál es el peso ideal?

El peso ideal es variable, y viene determinado por la constitución corporal, edad y sexo de la persona. Sin embargo, existe una forma objetiva de medir el peso recomendado, que se denomina índice de masa corporal (IMC) y se obtiene asociando el peso con la altura. Hablamos de peso normal cuando el IMC se encuentra entre 18.5 kg/m2 y 24.9 kg/m2. Además de este indicador, el exceso de grasa corporal es otro factor clave para determinar el riesgo a sufrir obesidad.

¿Qué personas tienen más riesgo a sufrir obesidad?

En España la obesidad es más frecuente en mujeres, y su incidencia aumenta con la edad. Entre la población adulta (españoles entre 26 y 60 años) la prevalencia de obesidad es del 14,5%, siendo del 38,5% la de sobrepeso. En mujeres mayores de 55 años, el porcentaje de afectadas aumenta hasta el 33,9% y en hombres la tasa se sitúa en el 21,6%. En cuanto a regiones, la mayor proporción se da en el noroeste, en el sur y en Canarias.

Las cifras hablan por sí solas. ¿Hablamos de una epidemia?

Cuando más del 50 % de la población sufre exceso de peso llamarlo epidemia parece adecuado. De hecho la OMS lo considera la epidemia del S. XXI.

La obesidad es la enfermedad metabólica más frecuente en los países desarrollados y en los que están en vías de desarrollo.

¿Tiene datos de obesidad infantil?

Los datos que muestran distintos estudios realizados son preocupantes, con una prevalencia de obesidad infantil y juvenil – entre 2 y 24 años - de casi el 14%, siendo mayor en varones que en mujeres y también en edades más tempranas: el 16,1% de los españoles en edades comprendidas entre los 2 y los 12 años son obesos.

En menos de dos décadas España ha triplicado el número de niños obesos, convirtiéndose en el segundo país de la Unión Europea, detrás de Malta, con mayor porcentaje de niños obesos o con sobrepeso.

¿A qué se debe este hecho?

Se debe tanto a los malos hábitos alimentarios, así como a la poca actividad física que realizan. Por ello, es primordial insistir en la importancia de la educación nutricional. Hay que difundir pautas y conductas alimentarias correctas y facilitar la actividad físico-deportiva.

¿La obesidad es una enfermedad crónica?

La obesidad es una enfermedad crónica, poligénica y de etiología multifactorial. Además, su tratamiento es complejo y de difícil seguimiento. Es una enfermedad caracterizada por el exceso de grasa corporal, que es distinto al exceso de peso, que puede estar motivado por otras causas.

¿Cuales son las principales causas?

Son diversas, pero están relacionadas con factores genéticos, ambientales, conductuales, endocrinos, metabólicos, y neurológicos, que conducen a una alteración del balance de energía entre lo que comemos y lo que gastamos. Este desequilibrio puede estar causado por un aumento de ingesta calórica y/o un exceso de sedentarismo.

A saber…

Abandono progresivo del estilo de vida mediterránea, escaso consumo de frutas y verduras, malos o nulos desayunos, gran ingesta de grasas y azúcares refinados, consumo elevado de bebidas azucaradas, bollería industrial, fritos… En cuanto a la actividad física y deportiva, ¡somos uno de los países más sedentarios de Europa!

¿Cómo debe abordarse el problema?

La batalla debe empezar por la familia, los colegios y otros educadores, las autoridades sanitarias, y la industria de la alimentación. En cuanto al abordaje clínico debe ser multidisciplinar, médicos (de atención primaria, endocrinos, psiquiatras, cirujanos), psicólogos, nutriólogos, dietistas y bioquímicos (estudios genéticos) deben trabajar en conjunto, creando programas de vida activa y saludable.

¿La obesidad puede ser causa de otras enfermedades?

Las enfermedades que suelen ir asociadas a la obesidad son la diabetes mellitus tipo II, hipertensión, dislipemia, enfermedad cardiovascular, síndrome de apnea obstructiva del sueño, osteoartropatía grave y, también, aunque en menor medida, la esteatosis hepática, colelitiasis, reflujo gastroesofágico, alteraciones mestruales, infertilidad, incontinencia urinaria de esfuerzo, varices, e hipertensión intracraneal benigna. Además, los casos más graves de obesidad suelen estar asociados a alteraciones psiquiátricas, tales como el trastorno por atracón, la bulimia atípica, y los trastornos afectivos, adaptativos y de la personalidad. La presencia de un trastorno psiquiátrico condiciona las perspectivas de éxito en el tratamiento de la obesidad.

¿Qué técnicas médicas existen para combatir la obesidad?

Además de los programas de fomento de la actividad física, contamos con el balón intragástrico, una técnica endoscópica que no requiere soporte quirúrgico y consiste en introducir un globo de silicona en el estómago que posteriormente se llena con suero fisiológico para que produzca un estado de saciedad permanente, permitiendo que el paciente reduzca la ingesta de alimentos y aprenda hábitos alimentarios correctos, sin ansiedad ni sensación de hambre. Para casos muy graves, contamos con la cirugía bariátrica. Pero es fundamental resaltar que cualquier tratamiento deberá realizarse con el apoyo psicológico y el seguimiento médico y nutricional adecuados.

Una persona debe seguir una dieta equilibrada, compuesta por proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y grasa. ¿Qué opina de las dietas tipo Dukan?

Los planes nutricionales deben ser personalizados y realizados bajo control médico. Las dietas cetogénicas – dieta Atkins -, proteicas, etc..., pueden tener efectos secundarios graves en pacientes obesos. Realizar este tipo de tratamientos sin control es peligroso para la salud. Un diabético en cetosis puede entrar en coma cetoacidótico y morirse.

¿Cómo afecta el aspecto psicológico en el éxito de un tratamiento para combatir la obesidad?

Como ya se ha comentado, el apoyo psicológico es clave a la hora de combatir la obesidad. Controlar la ansiedad, saber relacionarse adecuadamente con la comida o aumentar el autoestima del obeso, es fundamental.

¿Qué ocurre con aquellas personas que tienen una predisposición genética?

La identificación de distintos polimorfismos presentes en los pacientes obesos nos proporciona un mayor conocimiento de la patología y nos ayuda a mejorar y personalizar el tratamiento. Es una herramienta útil y eficaz.

¿Existen factores sociales y culturales que favorezcan la obesidad?

Sí. Hay una estrecha relación entre obesidad y bajo nivel educativo así como una mayor frecuencia en mujeres y niños de bajo nivel socioeconómico.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: