España se enfrenta a Alemania por la crisis del pepino y pide indemnizaciones

Rusia y Bélgica se suman al veto aunque la CE no ve necesario bloquear el mercado

Por  V. Bejarano - B. Navarro | Sevilla - Bruselas

La crisis del pepino amenaza con derivar en un conflicto entre España y Alemania. El sector hortofrutícola español puede haber perdido ya 200 millones de euros cada semana por las acusaciones hechas desde Alemania sobre el origen del brote provocado por la bacteria E. coli Enterohemorrágica (EHEC), con 14 muertos.

 

Brote infeccioso de la bacteria Escherichia coli (E. coli)VER GALERÍA



El mismo día en que Bélgica y Rusia se sumaban al veto alemán a los pepinos españoles y otras hortalizas, la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, elevó a la Unión Europea la indignación del Gobierno contra Alemania por haber creado una alarma injustificada, y avanzó que pedirán indemnizaciones. España exige una rectificación a los alemanes y la asunción de responsabilidades.

La ministra dijo ayer que alguien tendrá que pagar el "daño injustificado" que esta crisis alimentaria ha ocasionando al sector. El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, reiteró que las medidas adoptadas en algunos países como Alemania, Austria o Bélgica para bloquear la importación de productos españoles "no están justificadas en base al derecho europeo".

El Gobierno español fue contundente ayer en la defensa del sector. Aguilar señaló que, a la espera de los resultados de los análisis encargados por España, "no consentiremos que se siga haciendo daño gratuitamente al sector". Esos análisis estarán listos el miércoles o el jueves. "En este momento quien tiene que poner encima de la mesa los resultados y conclusiones inmediatas es Alemania", apuntó la ministra. Lo que Aguilar demanda es que Alemania deje de distraer la atención con acusaciones carentes de fundamento y reconozca que la contaminación se produjo en su propio territorio. Para avalar la tesis del ministerio, Aguilar enfatizó que esa cepa de la bacteria "nunca se ha dado en España".

Lo que aún está por aclarar es en qué punto de la cadena de producción y distribución se produjo la contaminación de la partida de pepinos que dio origen al brote. Las muestras tomadas en la finca de Algarrobo (Málaga), donde se cultivaron, y en Almería, desde donde fueron distribuidos están siendo analizadas en el laboratorio de referencia de Lugo. Mientras llegan los resultados, el ministerio ya ha dicho por activa y por pasiva que confía en los protocolos de autocontrol que realiza la industria. De ahí que Aguilar demandara ayer a las autoridades alemanas que "miren de una vez por todas lo que realmente ha ocurrido con los productos que llegaron procedentes de España".

Mientras tanto, el ministerio de Aguilar pretende que la UE se haga cargo de compensar económicamente el "daño indebido" que la gestión del brote está causando a los agricultores españoles y que sea Alemania la que asuma esa responsabilidad. La ministra se reunió ayer con representantes de los agricultores, un sector paralizado que estima las pérdidas en 200 millones de euros semanales y un retroceso en la confianza de los consumidores europeos. Sobre la reclamación española de indemnización para los agricultores, el portavoz comunitario de Sanidad y Protección del Consumidor evitó pronunciarse ante una pregunta de La Vanguardia .De momento, las autoridades comunitarias prefieren esperar el resultado de los análisis.

La posición de España en defensa de la agricultura recibió ayer el apoyo de la Comisión Europea, uno de cuyos expertos declaró que se considera innecesario cerrar el mercado comunitario a la entrada de pepinos. Sin embargo, Rusia y Bélgica se han sumado a Alemania, Finlandia, República Checa y Austria en el veto a las hortalizas españolas. La prohibición rusa no se limita a los pepinos, sino que incluye a todas las verduras frescas procedentes de España o de Alemania.

Por su parte, la ministra de Agricultura belga, Sabine Laruelle, informó que ha pedido a la agencia de seguridad alimentaria de su país que "prohíba de inmediato todas las importaciones de pepinos de España", También las autoridades noruegas han informado de haber encontrado la bacteria intestinal EHEC también en pepinos españoles que no habían sido comercializados.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: