Las cicatrices de la crisis española: las ciudades fantasma

Google Maps evidencia las consecuencias de la burbuja inmobiliaria; enormes solares a medio construir o abandonados

Por LaVanguardia.com

El colapso del mercado inmobiliario en España ha dejado cicatrices por todo el país. Son las áreas residenciales que se encontraban en desarrollo antes de la crisis y que ahora han quedado a medio construir o abandonadas.

Las ciudades fantasmas son un fenómeno que a nadie se le escapa si se mira a lo largo de las carreteras de nuestro país, especialmente en la costa levantina. Zonas urbanizadas, con sus calles asfaltadas, sus farolas funcionando y dando luz a solares vacíos, que acumulan matorrales. Pero la herida en nuestro suelo es mucho más impactante desde el aire. Imágenes por satélite tomadas por Google Maps evidencian las consecuencias de la fiebre constructiva que vivió este país y cuyas consecuencias paga ahora con intereses.

Cada proyecto inmobiliario fallido representa una pérdida para el sistema bancario español, que admite más de 168.000 millones de euros de exposición problemática aunque seguramente se trate de más, según Bussines Inside. Con los precios inmobiliarios cayendo sin freno y el desempleo subiendo ya por encima del 20%, los bancos se enfrentarán a más amortizaciones.

El fenómeno de las ciudades fantasma como Valdeluz o Seseña ya ha sido recogido por publicaciones internacionales de la talla del New York Times o The Guardian.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: