La élite de internet pide al G8 libre acceso a la red en todo el mundo

El eG8 sugiere que parte de las ayudas de los países ricos al norte de África se destinen a internet

Deauville (EFE).-El grupo eG8, que durante dos días ha reunido en París a las principales personalidades de la economía de internet, ha pedido a los líderes del G8 un acceso libre y abierto a la red en todo el mundo como una de las mejores herramientas para cambiar la relación entre los gobiernos y los ciudadanos. La élite de internet ha sugerido, además, que una parte de las ayudas que van a destinar los países más ricos del mundo para la democratización del norte de África tenga como destino fomentar el uso de la red.

Liderado, entre otros, por los máximos representantes de Facebook, Mark Zuckerberg, y Google, Eric Schmidt, el foro e-G8 ha sido convocado por iniciativa del presidente francés, Nicolas Sarkozy, con el objetivo de debatir sus conclusiones con los líderes políticos del Grupo de los Ocho (G8) países más industrializados.

El consejero delegado de France Telecom, Stephane Richard, lanzó en una rueda de prensa conjunta la propuesta de que se destine al desarrollo de internet algún paquete de las ayudas que se aprobarán para los países árabes que han vivido recientemente revueltas, precisamente con un importante protagonismo de las nuevas tecnologías. Según Richard, el desarrollo del flujo de información, que crece geométricamente, invita a invertir en las líneas de conexión para evitar su colapso.

También el responsable de Google hizo hincapié en que "internet es una de las grandes fuerzas para el bien en el mundo" y los gobiernos están en la obligación de promoverlo.

Acceso libre y abierto

Los 'gurús' de internet recordaron además a los jefes de Estado y Gobierno del G8, con los que se reunieron más tarde, la importancia de internet como creador de empleo, con el dato de que es capaz de generar 2,6 puestos de trabajo por cada uno que se destruye, especialmente en los países desarrollados.

Por este motivo, pidieron un acceso libre y abierto a la red en todo el mundo, algo que consideran una oportunidad, además, para cambiar la relación entre los gobiernos y los ciudadanos.

El aspecto más controvertido del foro celebrado los dos últimos días en el contexto de la cumbre del G8 es el del equilibrio entre regulación y crecimiento, para el que por el momento parece no haber solución.

Así, admitieron la necesidad de proteger la propiedad intelectual y regular la red para evitar ciberdelitos, pero a condición de que no implique un recorte del crecimiento y la innovación, un equilibrio para el que reconocen no tener solución.

Schmidt dejó claro que "toda la industria está preocupada" por las regulaciones y las prohibiciones que puedan coartar el desarrollo de internet. El creador de Facebook destacó a su vez la "interconexión" entre la realidad de que internet es una "herramienta poderosa" cuyos beneficios se han comprobado, y la necesidad de resolver "problemas muy importantes" como la seguridad y la privacidad.

Zuckerberg decidió cambiar sus tradicionales vaqueros y sudadera por un traje para la reunión con los presidentes y primeros ministros de los siete países más ricos del mundo más Rusia. Pero no evitó beber directamente de la botella de zumo de naranja durante el encuentro, en el que estuvo sentado frente al presidente estadounidense, Barack Obama.

El eG8 tiene vocación de convertirse en un foro anual, según el organizador, Maurice Levy, de Publicis, quien también destacó la importante cantidad de ataques de hackers que han sufrido estos días.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más