Las discográficas presionan a Spotify

La aplicación más popular de música online sólo permitirá escuchar un mismo tema cinco veces

Por Albert Lladó

Momentos de cambios, incertidumbres y saltos al vacío en el mundo de la música. De la brecha digital al cambio de paradigma. De la industria cultural que apuesta por el objeto a la que lo hace, únicamente, por el contenido. Spotify se había convertido en el referente indiscutible para escuchar música gratis a través de internet.

La empresa, que tiene su sede en Estocolmo, consiguió que las discográficas más poderosas, como Universal, Sony, EMI y Warner, entre otras, dieran el visto bueno al programa, creado en 2008, y que permite disfrutar de música en streaming. Por un lado, existe la posibilidad de hacerlo de forma "free" (con invitación), en "open" (sin ella) – ambas de uso gratuito, con inserciones publicitarias entre canciones – o, por el contrario, pagar una cuota mensual y ser un usuario "premium" o "unlimited".

Ahora, los responsables del proyecto acaban de anunciar en su blog oficial importantes cambios que afectarán a todos los usuarios gratuitos, y que se aplicarán a partir del próximo 1 de mayo.

De esta manera, cualquier usuario (que no sea "premium", se entiende), con más de seis meses de antigüedad, únicamente podrá escuchar gratis hasta cinco veces una canción. Se acabó ponerse siempre el mismo tema. Además, Spotify aplicará una restricción a todos los usuarios gratuitos de diez horas mensuales. O lo que es lo mismo, se podrá escuchar una media de 20 álbumes. El resto, pagando.

La medida sorprende precisamente porque la empresa ha alcanzado la cifra récord de un millón de usuarios de pago en Europa. Entonces, ¿por qué estas restricciones? Parece ser que se trata de una estrategia, forzada por las grandes discográficas, para preparar la llegada de la aplicación a Estados Unidos.

Spotify transformó completamente el panorama musical en la red, ofreciendo un servicio gratis y otro de pago, con diversos servicios que daban un valor añadido – no tener publicidad o poderlo utilizar desde el móvil – e intentando demostrar que era viable una industria cultural nueva y atractiva. Ahora cambia la maniobra, y se la juega.

De momento, otras webs, que ofrecen servicios parecidos, podrían salir beneficiadas. Citamos por poner sólo algunos ejemplos: Deezer, Last FM, Grooveshark, Jamendo o el ya clásico Myspace.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar