La radiactividad en Fukushima es 100.000 veces superior a la normal

Tokio (Europa Press).- La Agencia Nacional de Seguridad Nuclear (ANSN) ha confirmado este miércoles que materiales radiactivos del reactor cuatro de la central de Fukushima-1 han superado 100.000 veces los niveles normales.

Por su parte, TEPCO ha admitido que el nivel de radiactividad de yodo 131, cesio 134 y 137 es más alto de lo normal y que varias barras de combustible están dañadas.

Esto se debe a que el nivel de agua de las piscinas de combustible, que enfrían las barras usadas, ha bajado de forma temporal y aquellas barras de combustible que han resultado dañadas contaminan y aumentan la radiactividad, según ha informado la agencia de noticias japonesa Kyodo.

Además, la ANSN ha pedido a TEPCO que examine la resistencia de los reactores de la central nuclear Fukushima-1 ante posibles terremotos. La parte superior del reactor cuatro está destruida debido a las explosiones de hidrógeno y los posteriores incendios, así como la de los reactores uno y tres.

"Viendo que las réplicas se suceden casi todos los días, tenemos que considerar qué va a pasar con los edificios dañados por las explosiones" de hidrógeno, ha afirmado el portavoz de la ANSN, Hidehiko Nishiyama. Nishiyama ha añadido que los trabajos de refuerzo de la estructura del reactor son complejos debido al alto nivel de radiación, por lo que "debemos contemplar otras vías" de actuación.

Exceso de radiación en 22 trabajadores
El viceministro de Sanidad, Trabajo y Bienestar, Yoko Komiyama, ha confirmado que 22 trabajadores de la planta de Fukushima-1 se han visto expuestos a un exceso de radiación. La cifra máxima detectada ha sido de 198 milisievers, casi el doble del límite permitido que requiere de un tratamiento urgente.

El tope ha sido fijado en 250 milisieverts de forma reciente debido a la coyuntura. Los trabajadores continúan en sus labores de retirada de agua altamente radiactiva. TEPCO ha extraído ya unas 700 toneladas de agua tóxica a "un condensador" de los reactores uno y tres, aunque planea sacar unas 60.000 toneladas, lo que "llevará varias semanas".

El origen de este agua tóxica, según las autoridades niponas, se encuentra en el reactor dos, cuyas barras de combustible se han derretido de forma parcial contaminando el agua, lo que perjudica las tareas de enfriamiento de los reactores.

Grandes cantidades de agua fueron vertidas en los reactores por el personal de emergencia varias semanas atrás como medida de emergencia para enfriarlos.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre: