Durante su presidencia, Donald Trump renunciará a uno de sus torneos favoritos: el US OPEN

Sus actividades como el hombre más importante de los Estados Unidos lo tienen inmerso en una agitada agenda día y noche, tanto Donald Trump no seguirá con su costumbre de presenciar el US Open, desde su suite en el estadio Arthur Ashe, en Flushing, Nueva York. Chris Widmaier, vocero de la Asociación de Tenis de Estados Unidos, dijo que la Trump Organization suspendió su contrato de reservación de la suite durante el torneo, el cual comenzó esta semana con el regreso triunfal de Maria Sharapova. 

donaldtennis1-VER GALERÍA  Donald Trump y su familia son asiduos asistentes al US Open. Foto: Getty Imagea 

Según el portavoz, la Trump Organization el contrato mientras Donald Trump ocupa la Oficina Oval en la Casa Blanca. Cuando termine su mandato presidencial, desea renovar el contrato de la suite y de esa forma seguir con la tradición. “Después de la elección de Trump, fuimos contactados por la organización”, dijo Widmaier a The Associated Press

“Nos pidieron suspender el contrato de la suite, la cual tradicionalmente usan. Pero también nos dijeron que en cuanto termine su presidencia, desean renovar el contrato de su suite. Ellos son miembros desde hace mucho tiempo y haremos eso”. 

donaldvogue-VER GALERÍA  En esta imagen, Trump con la editora en jefe de Vogue, Anna Wintour, en el US Open de 2005. Foto: Getty Images

Widmaier se refirió a la suite en particular, la cual está junto a la cabina de transmisión de televisión en el estadio Arthur Ashe, se vendería por un año y detalló claro que "no habrá ningún acuerdo a largo plazo" con nadie más.

Usualmente, las suites se venden por varios años, aunque algunas pueden ser por un año e incluso, se pueden vender por sólo dos semanas, que es lo que dura el torneo en promedio. 

donaldus1-VER GALERÍA  Incluso, hasta el más pequeño de la familia acude al US Open. Esta foto es de 2006 y en ella se aprecia a Trump con Melania y el pequeño Barron. Foto: Getty Images

Por años, el magnate de Nueva York fue una de las figuras más representativas del torneo del Grand Slam. Solía presenciar los juegos desde el balcón de la suite y frecuentemente aparecía en las pantallas de la arena. Sería algo inusual que un presidente en turno asistiera al US Open. Esto no sucede desde que Bill Clinton lo hizo en el 2000. 

Más sobre

Regístrate para comentar