La persona que menos se espera Alba Carrillo viaja a Honduras

El concurso 'Supervivientes' está a punto de sufrir algunos cambios totalmente inesperados para la modelo

De nuevo en el punto de mira. Alba Carrillo ha protagonizado un nuevo enfrentamiento en Honduras, donde el  aislamiento y la falta de alimento han hecho mella en los concursantes de Supervivientes. Han sido las nominaciones las que han hecho estallar a la modelo, que está entre los concursantes que podría abandonar la isla esta semana si así lo deciden los espectadores. Fue Alejandro quien le dio una nominación directa tras hacerse con el título de líder, algo que indignó a Alba que le acusó de mentiroso. “Toda la semana dices que vas a nominar a Iván y me la cascas a mí. Eres un falso y un traicionero” le espetó muy enfadada.

alba-carrillo1VER GALERÍA

El futuro de Alba está en manos del público que con su voto podría producir un reencuentro inesperado. Si la expulsan, se iría a la cabaña en la que se batiría en duelo con el concursante que permanece allí aislado, Kiko, novio de Gloria Camila. La relación con este no es buena por lo que podrían avivar viejas rencillas, aunque uno de los dos tendría que irse por el voto de la audiencia. Pero es que además se encontraría también con el llamado “fantasma del presente”, un exconcursante que convive con el aislado y cuya identidad Alba ni se imagina.

Se avecinan algunos cambios en Honduras, ya que la isla recibirá de nuevo a una de las concursantes más polémicas de esta edición. La madre de Alba, Lucía Pariente, hará de nuevo las maletas para regresar al concurso con este papel de “fantasma”, tras el repentino abandono de la que hasta ahora ejercía esta función, Oriana, que ha decidido marcharse debido a la ansiedad. Si expulsan a Alba, coincidirá con su madre en esta cabaña y si además el público decide que se quede, ambas compartirán su aislamiento. ¿Qué opinará la modelo al respecto?

alba-carrillo2VER GALERÍA

Madre e hija iniciaron el programa juntas y protagonizaron algunas de las discusiones más fuertes de esta edición. Alba definió a Lucía como “un lastre” y le rogó que se marchara. Su deseo se cumplió y, tras un enfrentamiento con otra de las participantes Laura M. Flores, Lucía hizo las maletas y volvió a España. Comenzó entonces una etapa del programa más tranquila para la modelo que dentro de unos días podría tener que convivir de nuevo con su madre, esta vez las dos solas. ¿Ocurrirá el inesperado reencuentro? La última palabra la tiene la audiencia...

Más sobre

Regístrate para comentar