Llegó a la iglesia para asistir a una boda como invitada y en la puerta descubrió que ella era la novia

Un fotógrafo argentino sorprendió a su mujer organizando una boda sorpresa

Hay sorpresas que nunca olvidaremos, y la que vivió Mercedes es una de ellas. Gustavo Ortiz, su pareja, organizó una boda por iglesia a la que invitó a todos sus seres queridos. A Mercedes le avisó de la ceremonia pero dejando de lado un pequeño detalle: que ella era la novia.

Llegó a la iglesia para asistir a una boda como invitada y en la puerta descubrió que ella era la noviaVER GALERÍA

Así fue que la mujer acudió a la Iglesia Sagrado Corazón de Barracas, en Argentina, pensando que era una invitada más pero al llegar a la puerta… ¡sorpresa! La reacción de Mercedes al enterarse que ella era la novia y su emoción se ha viralizado en un video que se publicó en Internet bajo el título de Casamiento sorpresa, y sí que lo fue. Con expresión de incredulidad, se puede ver en el clip a Mercedes dejando que sus amigas la preparen, le entreguen un ramo de flores y le coloquen el velo. La inesperada situación y la emoción de ver al hombre de su vida de pie en el altar esperándola hacen que Mercedes no pueda contener las lágrimas.

Lo cierto es que la ceremonia llega luego de varios años de amor entre Gustavo y Mercedes, quienes se conocieron siendo tan solo unos niños. "Ella se enamoró de mí cuando tenía 7 y yo 9 y yo también me enamoré de ella", contó el novio al portal de noticias argentino TN. Luego, el noviazgo se oficializó durante la adolescencia y desde entonces nunca se separaron. Se casaron por civil en 2003 y hoy en día son padres de tres criaturas: Gaspar, de 13 años de edad, Gianni, de 10, y Gala de 4.

Esta idea loca se remonta a cinco años atrás, cuando Gustavo comenzó a fantasear con una boda por iglesia, pero sus intentos habían sido fallidos cuando en los tres lugares donde había averiguado le habían dicho que no se podía realizar sin el consentimiento de la novia. "Este año, volviendo de las vacaciones de invierno en Mar de Plata la idea se me vino de nuevo y me acordé de un cura al que le había hecho una nota hace un tiempo, el Padre Sebastián, cuando todavía trabajaba como fotógrafo en Clarín", cuenta el hombre haciendo referencia a su empleo en el periódico argentino. Así que decidido en que esa era su última carta en esta jugada, Gustavo decidió ir a ver al sacerdote a Iglesia de Barracas. Inesperadamente, el padre aceptó la propuesta del entusiasmado hombre, quien no podía creer que su idea por fin se concretaría. "Me puse a llorar como un tonto", confesó Gustavo al recordar aquel momento.

Luego, comenzó la organización de la ceremonia, donde el hombre se encargó de todo sin que su mujer se enterase. A Mercedes se le dijo que acudiría a la boda de unos amigos, por lo que ella nunca sospechó de nada hasta que se vio de pie junto a Gustavo, su amor de toda la vida, quien la esperaba para dase el “sí, quiero” frente a Dios.

Más sobre: