En las calles de Boston, Massachusetts, todos conocen a Adnan Khera como el “Dancing Doctor”. ¿Por qué? Pues, el joven médico está muy comprometido con la causa de salvar vidas y baila por las calles de la ciudad con el estilo de Michael Jackson​ para recaudar fondos para Doctor Be Dancing.

Este proyecto tiene dos objetivos principales. Por un lado, busca conseguir dinero para ayudar a los más necesitados, y por el otro, trata de motivar a los demás a poner en práctica aquello que pueden ofrecer para hacer de éste un mundo mejor. Con un excelente ritmo, zapatillas deportivas y bata de médico, Adnan brinda en la calle un verdadero show admirado por los transeúntes que colaboran con su causa realizando donaciones.

El médico baila dos veces por semana y todo lo recaudado es para ayudar a los niños con enfermedades terminales, los más necesitados y al rescate de animales. Hay un video recorriendo la red que ya cuenta con casi un millón y medio de reproducciones en dos días, donde se ve la labor de Adnan. Allí expresa: "Todo tipo de personas vienen a bailar conmigo, algunas sin hogar, también niños, estudiantes universitarios y padres de familia”.

Defending my title at the #santa #speedo #run. #doctorbedancing #candy #dbd #individualitymatters

A photo posted by Adnan Khera (@doctorbedancing) on

Adnan ha inspirado a las personas que le rodean con su admirable proyecto, tanto es así que sus colegas también se pueden ver bailando en el video. Además, el doctor explica que su trabajo en las calles tiene algunas similitudes con el del hospital: “Básicamente, se está tratando de formar una conexión con otro ser humano para mejorar su vida”.

“Mientras bailaba durante un show de aguas danzantes frente a una fuente en Barcelona, me di cuenta cómo afectaba mi baile a las personas cuando un espectador me entregó un euro”, recuerda Adnan.

Sick moves to help the sick? This one-of-a-kind doctor is raising money by dancing in public. (via NowThis)

Posted by Upworthy on Wednesday, December 16, 2015

"Me encanta bailar e inspirar a los demás. Aunque nunca he necesitado el dinero, sabía que alguien más lo necesitaba, así que me largué a las calles como #doctorbedancing —un nombre inventado por uno de mis pacientes durante mis prácticas— para ver cómo podría influir positivamente al mundo que me rodea¨.

Más sobre

Regístrate para comentar