¿Por qué Katy Perry no pudo disfrutar de los libros de Harry Potter en su infancia?

La cantante creció bajo una educación estricta y conservadora

Las palabras horcruxes, muggles o expelliarmus son bien conocidas por millones de niños y jóvenes que crecieron inmersos en el universo de Harry Potter, pero para otros como Katy Perry son totalmente ajenas y desconocidas. Recientemente, la cantante reveló a People que de niña jamás leyó los libros del famoso mago, creado por la escritora J.K. Rowling. “Conozco a Harry Potter, pero nunca he leído sus libros, ni he visto sus películas. No tenía permitido leer ese tipo de cosas”.

Katy Perry Katy sólo tenía permitido escuchar música religiosa. De adolescente, poco a poco empezó a hacer más grande su repertorio musical. Foto: Getty Images

La estrella de 31 años fue criada con una estricta educación religiosa por sus padres, Keith y Mary Hudson, quienes son ministros cristianos. “Cuando estaba creciendo, no tenía permiso de tener nada fantástico o encantador a mi alrededor. Es divertido porque justo ahora estoy lanzando un nuevo perfume con una temática como de pociones mágicas”.

En otras ocasiones, Katy ha confesado que no tiene recuerdos muy gratos de su infancia, pues cambiaba constantemente de casa debido al trabajo de sus papás: "Desgraciadamente no pude experimentar lo mejor del sistema educativo porque mis padres se mudaban mucho. Siempre dejaba los colegios, a veces incluso a mitad de año. Hubo temporadas en las que estudié en casa y al final fui a un colegio cristiano muy extraño que abandoné para perseguir mi sueño de ser artista", señaló.

Katy Perry A pesar de que su infancia fue dura, Katy lleva una excelente relación con sus papás. Foto: Getty Images

La artista contó en 2013 que sufre de trastorno obsesivo compulsivo y que esto lo padece desde niña y que probablemente se haya originado debido a la educación que le dieron sus padres. "Tengo tendencia a sufrir brotes asociados a mi trastorno obsesivo-compulsivo, hago cosas muy extrañas como abotonar camisas, ordenar lápices de colores por el tamaño y limpiar por completo cualquier habitación en la que me encuentre. No sé realmente por qué he desarrollado esta dinámica, pero el caso es que me ocurre desde pequeña", reveló a la edición británica de la revista Elle.

Más sobre

Regístrate para comentar