Santa Claus juega con un niño autista y hace un extraordinario regalo a su familia

Santa Claus juega con un niño autista y hace un extraordinario regalo a su familia

Difícilmente la familia del pequeño puede realizar las mismas actividades que el resto de las familias, pero en esta ocasión fue distinto

En esta temporada, millones de familias alrededor del mundo acuden a los centros comerciales a tomarse la tradicional foto navideña con Santa Claus; sin embargo, no todas los papás logran obtener el resultado deseado. Para Erin Deely es muy difícil lograr que su hijo Brayden lleve a casa el recuerdo de pasar un momento mágico con Papá Noel. Aunque, este año lo logró.

El primer encuentro con Santa ocurrió cuando el pequeño tenía sólo nueve meses. Fue abrazado por los rechonchos brazos del personaje y aparecieron sonrientes en la fotografía. “No conocía nada mejor. (Brayden) no tenía motivo para estar asustado. (Esto) ocurrió antes de su diagnóstico”, explicó la madre de 36 años.

Santa Claus juega con un niño autista y hace un extraordinario regalo a su familia Santa y su equipo de trabajo se adaptaron a cada niño para ofrecerles un momento mágico. Foto: Twitter

El problema surgió cuando, justo antes de cumplir tres años, los médicos diagnosticaron autismo a su hijo. De manera que el acercamiento con las personas es cada vez más difícil –y la foto cada vez más difícil de tomar-. “Pensé que nunca tomaríamos estas fotos de Navidad con él porque (el ruido y la presión) es algo que él no puede manejar. Se pone ansioso si le pides que sonría, es demasiado”, explicó Erin en entrevista a People.

Fue entonces que escuchó sobre el programa Caring Santa, una iniciativa anual del grupo Autism Speaks que ayuda a organizarse en los centros comerciales a lo largo y ancho del país. Ofrecen a las familias un momento especial y silencioso con ambiente controlado para que se puedan reunir con Papá Noel.

Pero Erin nunca esperó ver lo que ocurrió en el SouthPark mall, en Charlotte, Carolina del Norte. “Brayden fue tímido y avanzó lentamente hacia Santa, luego él lentamente dejó su asiento, se colocó en el piso y comenzó a jugar con los juguetes que mi hijo había llevado”, compartió Erin.

El resultado fue una adorable fotografía de los dos jugando en el piso, junto al sillón de Santa. “Dios mío, fuimos capaces de hacer algo que otras familias hacen… regularmente, muchas de estas actividades son muy difíciles para nosotros como familia y de pronto tenemos las mismas tradiciones que el resto de las personas, sólo que lo hacemos en el piso”, platicó sonriente.

Fue un verdadero regalo de Santa para toda la familia. “Yo sólo quería abrazar a este hombre. ¡Fue maravilloso!”, expresó emocionada.

Más sobre

Regístrate para comentar