Reid Ewing confesó que es adicto a las cirugías plásticas

El actor fue diagnosticado con el trastorno dismórfico corporal

Reid Ewing, estrella de la serie Modern Family, reveló recientemente que ha sido diagnosticado con el trastorno dismórfico corporal, una enfermedad mental que lo ha llevado a realizarse varias cirugías plásticas. Las personas que tienen este padecimiento se obsesionan por una parte específica de su cuerpo y la ven en una forma distorsionada a como se ve en realidad.

Los pacientes se sienten la mayor parte del tiempo avergonzados y disgustados. Este desorden también puede ocasionar severo estrés y ansiedad y hace que la persona quiera cambiar a como dé lugar ese parte que tanto le molesta. El actor de 27 años contó al Huffington Post que nunca quedaba satisfecho con los resultados de sus numerosas cirugías y que cada vez regresaba por más y más procedimientos al quirófano. “En 2008, cuando tenía 19 años, me sometí a mi primera operación. Pensaba que así pronto me parecería a Brad Pitt”.

Reid Ewing La cara del joven actor ha cambiado con los años. La imagen del lado izquierdo es de 2010 y la de la derecha es de hace unos meses. Foto: Getty Images

Ewing, quien da vida a Dylan en Modern Family, dijo que a lo largo de todas sus visitas con decenas de cirujanos, ninguno le había sugerido buscar ayuda psicológica. Narró la amarga experiencia que vivió con su primer implante de mejillas.

"Me desperté gritando de dolor, me caían las lágrimas por la cara. No podía hacer otra cosa que gritar mientras el doctor y su equipo trataban de contenerme entre risas". Después de la intervención, usó una máscara facial por dos semanas y lo peor fue que el resultado final no fue el que esperaba, pues en lugar de mejillas, tenía un implante de pómulos.

Avergonzado, buscó una segunda opinión y el nuevo cirujano le sugirió ponerse un implante de mentón. Luego de esta cirugía, confesó que podía mover el implante de un lado a otro y cuando se lo dijo al doctor, éste confesó que había cometido un error y lo operó de nuevo.

Sus visitas con los cirujanos siguieron hasta que en 2012 se puso en manos de expertos que lo comenzaron a tratar por su adicción a los procedimientos estéticos. Reconoció que malgastó todos sus ahorros y que tuvo que pedir ayuda económica a sus padres: “Antes de cambiar tu cara, fíjate si lo que debe transformarse es tu mente. Me gustaría volver atrás y deshacer todas las cirugías. Ahora soy consciente de que estaba bien y no necesitaba operarme".

Según la asociación del Trastorno Dismórfico Corporal, varias celebridades de diferentes disciplinas han padecido de esto, entre ellas se encuentran el artista Andy Warhol, el escritor Franz Kafka, Michael Jackson y Shirley Manson, vocalista del grupo Garbage. De acuerdo con los datos de dicha asociación, una de cada 50 personas padecen de esa enfermedad.

Más sobre

Regístrate para comentar