Sus padres son rivales políticos y ellas son grandes amigas. Hillary Clinton y Donald Trump están en plena campaña para alcanzar la presidencia de Estados Unidos en 2016 y aunque eso los convierte en rivales, sus hijas, Chelsea Clinton e Ivanka Trump, no dejan de lado su hermosa amistad. Lo cierto es que la hija de la candidata demócrata contó en una entrevista en Entertainment Tonight que no tiene más que lindas palabras para decir de su gran amiga Ivanka Trump.

chelsea-clinton-ivanka-trumpVER GALERÍA

La carrera hacia la Casa Blanca que mantiene a sus padres en lados opuestos del espectro político no afecta a estas dos jóvenes, quienes siguen siendo tan confidentes como siempre. "Ivanka y yo hablamos de todo", expresó Chelsea Clinton. "Estoy muy agradecida de que sea mi amiga. Creo que ella es una gran mujer. La apoyo. Apoyo a todos mis amigos", agregó la mujer de 35 años de edad que se convirtió en madre en septiembre de 2014.

Además de ser ambas mujeres exitosas y han estado a la cabeza de las organizaciones de sus padres, pero lo que más se podría decir que les une hoy en día es la maternidad. Por el lado de Chelsea, ella y su esposo Mark Mezvinsky han dado la bienvenida a su primogénita hace un año y con su llegada han convertido a Bill y Hillary Clinton en abuelos por primera vez. Desde septiembre del año pasado se pudo descubrir una nueva cara de quien fue presidente de Estados unidos y de quien aspira a serlo en 2016. En cambio Donald Trump es abuelo por parte de Ivanka y su esposo, Jared Kushner, de dos adorables pequeños, Arabella de cuatro años de edad y Joseph de uno.

chelsea-clinton-ivanka-trumpVER GALERÍA

Es inevitable pensar que ambas, Chelsea Clinton e Ivanka Trump, están más que acostumbradas a ser el centro de atención de todos ya que gracias al trabajo de sus padres desde pequeñas que han estado allí. Es por eso que no extraña que Chelsea haya comentado: "Tuvimos debates simulados". Luego continuó: "Mi mamá, mi papá y yo jugábamos a ser diferentes personajes. A veces yo interpretaba a mi papá. A veces interpretaba a su oponente. Me ayudó a entender cómo hacer un argumento para abogar por lo que realmente me importa y también me ayudó desarrollar una piel gruesa”.

Más sobre

Regístrate para comentar