La Primera Dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, y sus hijas, Sasha y Malia, continúan con su viaje por Europa. Tras haberse reunido con el Príncipe Harry en el Palacio de Kensington y haber convivido con las alumnas de la Mulberry School for Girls; la esposa del Presidente Obama visitó al Primer Ministro, David Cameron y a su esposa, Samantha, en la residencia oficial de la pareja. En una cordial reunión en la que el té volvió a ser protagonista, la Primera Dama habló con la nueva asociación de Estados Unidos y Gran Bretaña en la difusión de la iniciativa Let Girls Learn.

Para la visita a 10 Downing Street, la Primera Dama estuvo acompañada de sus hijas y de su madre, la señora Marian Robinson. En este compromiso, se vio a Michelle en un discreto vestido negro de Christopher Kane, adornado con unas cuantas flores que daban un toque de color. Mientras que Sasha y Malia prefirieron dar el toque juvenil a la reunión, enfundadas en hermosos vestidos en coral y azul menta, las dos combinándolos con ballerina flats.

La Primera Dama, Michelle Obama, y sus hijas llegan a MilánVER GALERÍA

Mientras que para cerrar el día en la Embajada de Estados Unidos en Londres, la Primera Dama prefirió un vestido en tonos degradados de rosa y rojo, con botones al frente. El look era perfecto para recibir a un grupo de trabajadores de la Embajada, con sus pequeños hijos, quienes le ayudaron a plantar un árbol en la residencia para conmemorar su visita. Con una gran sonrisa, como es costumbre de Michelle, no dudó en posar con uno de los niños en brazos y saludó efusivamente a todos los emocionados visitantes.

En la Embajada, la Primera Dama dejó algunos regalos para la Princesa Charlotte y el Príncipe George. Una mecedora Amish y una cobija de alpaca, fueron los presentes para la pequeña Charlotte, mientras que el Príncipe recibirá un cochecito rojo estadounidense. Ésta no es la primera vez que los Obama tienen este gesto para con los hijos de los Duques de Cambridge, en diciembre también le hicieron llegar algunos regalos al pequeño George.

La Primera Dama, Michelle Obama, y sus hijas llegan a MilánVER GALERÍA

Las chicas Obama se despidieron de Reino Unido para emprender el viaje hacia Milán, Italia. Y como se esperaba, esta segunda parte del viaje se trataría de promover la exitosa iniciativa Let’s Move, que con cinco años de existencia, ha sido el gran orgullo de la Primera Dama. A diferencia de Sasha y Malia que mantuvieron sus mismos vestidos durante el vuelo, para su llegada al aeropuerto de Malpensa, Michelle llevó una colorida falda con una blusa de crochet negra.

Después del trayecto, la Primera Dama se dirigió al James Beard American Restaurant, en donde además de compartir unas palabras sobre la importancia de una alimentación saludable, tuvo la oportunidad de divertirse en la cocina con un grupo de niños. Demostrando que los buenos hábitos en la cocina son siempre la mejor opción, Michelle cocinó con los chicos un arroz y una ensalada de pollo.

La Primera Dama, Michelle Obama, y sus hijas llegan a MilánVER GALERÍA

Además de participar en la Expo Milán, en donde visitará el pabellón de los Estados Unidos, la Primera Dama, Sasha, Malia y la Señora Robinson, podrán visitar algunos rincones de importancia histórica y cultural en el país, además de encontrarse con un grupo de militares estacionados en la región, antes de volver a casa el próximo 21 de junio.

Más sobre

Regístrate para comentar