Michelle Obama habla sobre la vida de Sasha y Malia en la Casa Blanca

Ser mamá de dos adolescentes no es tarea sencilla y el reto es mayor cuando las jovencitas viven en la Casa Blanca. Pero para la Primera Dama, Michelle Obama, sus hijas Sasha y Malia son un par de chicas normales que viven en la residencia presidencial. Este concepto lo mantiene, sobre todo después de que la revista TIME las nombrara en su lista de los 25 Adolescentes Más Influyentes. Durante una entrevista en Live With Kelly and Michael, Michelle consideró que las chicas no pertenecen a ese conteo.

Michelle Obama habla sobre la vida de Sasha y Malia en la Casa BlancaVER GALERÍA

“No sé por qué (las incluyeron en la lista). No son influyentes, sólo viven aquí”, dijo Michelle señalando a la Casa Blanca “No han hecho nada para generar influencia”. Y para prueba de lo normales que pueden llegar a ser las chicas Obama, la Primera Dama habló un poco de las reglas de la casa. “Están muy auto-motivadas. Siempre hemos tenido reglas, no pantallas durante la semana, no teléfonos. Ahora que Malia es más grande, ella es casi independiente porque quiero que esté preparada para la universidad cuando no voy a estar ahí. Ellas hacen sus cosas, se manejan bien”.

Y sobre su supuesta influencia, la Primera Dama cree que ni siquiera están conscientes de la existencia del artículo al que se referían. “Ni siquiera pienso que se den cuenta de que son influyentes. No creo que nadie les haya enseñado ese artículo. Así que no se los mencionen”, bromeó Michelle, quien comentó que las chicas se perdieran de la Easter Egg Roll pues se encontraban en la escuela, cumpliendo con sus obligaciones habituales. Sin importar que su papá sea el Presidente, las jóvenes siguen respondiendo con sus compromisos.

Michelle Obama habla sobre la vida de Sasha y Malia en la Casa BlancaVER GALERÍA

Con los años, Malia y Sasha se enfrentan a más cosas cotidianas de cualquier joven, como aprender a manejar. A sus 16 años, Malia está haciendo ya sus primeros esfuerzos tras el volante según contó su mamá, “Tengan cuidado gente de D.C.”, dijo a modo de broma Michelle. Y aunque siempre tiene algunas personas del Servicio Secreto cuidándola, la joven debe aprender a manejar por sí misma, así que desde su cumpleaños 16 así lo hace. Como toda chica, Malia recurre a su mamá con sus dudas, pero no siempre puede recibir ayuda pues la Primera Dama confesó que tiene casi 7 años sin manejar.

Michelle Obama habla sobre la vida de Sasha y Malia en la Casa BlancaVER GALERÍA

Cuando le preguntaron a Michelle si sus hijas le recordaban a sí misma, la Primera Dama reconoció un divertido detalle de su personalidad que ve en las chicas, el sarcasmo. “Hablan demasiado, como yo lo hago”, fue otro de los rasgos que Michelle ha heredado a sus hijas, pues confesó que ella viene de una familia en la que se habla demasiado, lo que recuerda de su infancia con mucho cariño. Creciendo bajo el escrutinio público no es sencillo, pero la familia Obama se ha esforzado para que dentro de las puertas de la Casa Blanca, su vida sea tan normal como les sea posible.

Más sobre

Regístrate para comentar