Athina Onassis, rota de dolor tras tener que sacrificar a su yegua

Su caballo Camille Z, se rompió una pata tras una grave caída durante el concurso de saltos de Ginebra y no pudo evitar el triste desenlace

No se lo podía creer. Todo parecía ir bien, normal, una prueba como otra cualquiera en la que ambas estaban dando lo mejor de sí para conseguir la mejor puntuación. Sin embargo, algo falló y en pocos segundos su destino cambió. Athina Onassis y Camille Z, una yegua belga blanca de 11 años, no lograron superar uno de los obstáculo del concurso de saltos de Ginebra y sufrieron una aparatosa caída. La amazona, que según los medios locales salió ilesa, rompió a llorar al ver a su caballo tendido en el suelo y al darse cuenta de que se había roto una pata. No tenía consuelo, sus ojos se llenaron de lágrimas y le invadió una enorme tristeza. No pudo tranquilizarla ni su marido, Doda Miranda, que salió corriendo a su encuentro en cuanto se produjo el accidente. 
 

 

athina-cordon4-VER GALERÍA

athina-cordon3-VER GALERÍA

athina-cordon2-VER GALERÍA

 


 

 

Después de tardar 45 minutos en evacuarla (no se podía levantar y tuvieron que utilizar una especie de grúa para poder meterla en la ambulancia), los veterinarios intentaron hacer todo lo posible por salvarla, sin embargo, se trataba de una herida prácticamente incurable en los caballos y nadie pudo evitar el trágico desenlace. Athina, rota de dolor, no podía creerse que tuviera que despedirse de su querida amiga, la compañera que ha estado a su lado tantos años y con la que ha vivido tantas pruebas y campeonatos.

Con el corazón encogido por la tristeza, el torneo fue reanudado una hora después. "Fue su mejor caballo, tal vez la mejor yegua de su vida", dijo Alban Poudret, uno de los organizadores del campeonato, según recoge el Tribune de Genève. "Esta es nuestra primera gran desgracia y es difícil de encajar", añadió.


 

 

athina-cordon-VER GALERÍA

Más sobre: